Escuchar este artículo

El tiempo de los niños

Octubre 19, 2020 - 11:45 p. m. Por: Vanessa De La Torre Sanclemente

¿Volver o no al colegio? Qué pregunta tan difícil. A ellos les tocó un mundo raro, rarísimo, con un virus obligándolos a una vida sin precedentes. Sin ejemplo a seguir, además. Porque cuando todo esto comenzó nadie sabía qué hacer y nos tocó improvisar una nueva cotidianidad. Mis hijas llevan ocho meses encerradas, porque en mi casa entramos en pánico desde comienzos de marzo. Y ya estamos cansados del colegio virtual. De que una no se concentre y la otra, tampoco. De que estén pegadas a pantallas 8 horas -o más- al día. De que todos actúen como si todo fuera normal: de los recreos sin amigos, las aulas virtuales, las clases de motricidad en la sala. Ya aprendieron recetas y viajaron imaginariamente por medio mundo. Ya no quiero disfrazarme de loba, de princesa, ni pretender que la vida está siendo maravillosa cuando lo que nos ocurrió fue trágico. Y a juzgar por lo que vemos en ese otro lado del mundo, la tragedia seguirá y volverá, eventualmente con fuerza a nuestro país.

Entonces, ¿mandarlas al colegio o no? Claro que sí, suena casi obvio. Los índices de contagio en menores han revelado una gravedad menor que en los adultos. Pero la inmunidad no es total. Y el medio persiste. Y los colegios se la están jugando tratando de volver a llenar sus aulas, porque seguir con los niños en casa en insostenible y porque uno no sabe cuándo se tengan que volver a encerrar. Pero tenemos miedo. Los niños, en general, han salido bien librados del Covid-19, pero hay excepciones. Y nadie quiere tener la excepción en casa.

Como telón de fondo para considerar en la balanza, las consecuencias, aún desconocidas, que el encierro tendrá en la manera cómo se relacionen los niños en el futuro. Cómo enfrenten sus miedos o vivan sus frustraciones. Ha sido un tiempo en el que los indicadores de violencia intrafamiliar se dispararon y tantos niños no pudieron volverle a contar a sus profesores lo mal -o bien, ojalá- que lo pasan en casa. Además, la virtualidad abrió una brecha educativa gigante entre los pequeños con posibilidades de virtualidad y los que no. Los de aquí y los de allá. Y los de aquí con padres que ya pudieron volver a trabajar y no saben cómo ni con quién dejar a sus hijos mientras tanto.

Es el tiempo de los niños, de regresar al colegio, de confiar en que aprendieron a cuidarse, en que se acostumbraron al tapabocas, interiorizaron el lavado de manos, el uso de antibacteriales y el distanciamiento social. Me da angustia el regreso a las aulas pero no se puede seguir aplazando. Confío en que esta es una generación de valientes que aprendió a construir un mundo distinto en el que de cuidarnos depende la vida.

Entretanto: me fui feliz e infinitamente agradecida de Caracol TV porque decidí hacer un cambio de vida. Fue una decisión mía. Y estoy fascinada con mi ingreso a Caracol Radio. Los espero desde noviembre en las mañanas de la cadena radial más importante de Colombia.

Sigue en Twitter @vanedelatorre

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS