Medea que se come a sus hijos

Medea que se come a sus hijos

Julio 22, 2013 - 12:00 a.m. Por: Rudolf Hommes

En el diario El Tiempo publicaron del pasado 14 de julio publicaron un aterrador artículo sobre 5000 cuerpos de niños y jóvenes que nadie ha reclamado que fueron asesinados, muchos de ellos torturados y posteriormente desmembrados. Este nuevo episodio viene a sumarse a los anteriormente denunciados y conocidos de asesinatos de niñas y de niños, y a los múltiples casos, cada vez más conocidos, que delatan la prevalencia de crueldad y abuso infantil en nuestra sociedad. En un artículo anterior titulado “Matar el Futuro” (El Tiempo, Octubre 19 de2012) ya había escrito sobre este tema, coincidiendo con la publicación en Semana de un artículo titulado “Un País que Mata a sus Niños” y comenté, en referencia a que los niños son sometidos a toda suerte de abusos y de crueldad inconcebible, y a los falsos positivos, que “Colombia es una Medea que mata a sus hijos en venganza…”.En anticipación al XX Congreso Nacional de Prevención y Atencion al Maltrato Infantil, que tendrá lugar en la Tadeo, en Bogotá, el 14 de agosto de este año, organizado por la fundación Afecto, con el apoyo del ICBF y UNICEF, entre otros, Salud Hernández entrevistó a Isabel Cuadros Ferré, la directora de esa fundación (La República, Julio 11 de 2013). Ella afirma que el maltrato infantil es uno de los principales problemas de salud mental en nuestro país y que hacen falta muchas más personas como la recientemente fallecida senadora Gilma Jiménez, que “dedicó buena parte de subida a combatir abusadores sexuales de menores”. Dice además que aquí pensamos que el maltrato infantil es un tema para señoras, sin percatarnos de la gran repercusión que ese comportamiento tiene sobre la economía, la sociedad y vida y la salud física y mental de los que han padecido el maltrato infantil. Reporta al respecto que un estudio realizado por el profesor Vincent Felitti a 21.000 personas en San Diego, California, aporta evidencia de que “las vivencias traumáticas en la infancia tienen repercusiones de todo orden (diabetes, enfermedades del corazón, traumas sexuales, violencia intrafamiliar) a lo largo de la existencia de las víctimas. Las experiencias adversas en la infancia son comunes pero muy poco reconocidas…Son [el origen] de muchos de los principales problemas de salud pública y social….Cuantos más episodios de esos tenga la gente, peor les irá en la vida”.En respuesta a un comentario de Salud Hernández que califica este como un grave problema de salud mental, afirma que se requieren muchos centros de atención del trauma. Los gobiernos locales deberían prestarle a esto suma atención y enviar funcionarios al congreso en la Tadeo el mes entrante a enterarse y prepararse para prestar estos servicios, ayudar a crear conciencia y no dejar que los niños sean presa fácil de “abusadores camuflados en los hogares, en las familias, en las iglesias, en la fuerza pública y en la calle”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS