El cambio es por todas partes

Escuchar este artículo

El cambio es por todas partes

Septiembre 27, 2019 - 11:35 p.m. Por: Ricardo Villaveces

No hay la menor duda sobre la dramática transformación que se está llevando a cabo por cuenta del mundo digital y en general por la Ciencia de los Datos a la vida cotidiana. Por cuenta de la velocidad que tienen estos cambios no somos capaces siquiera de digerir las cambios que por todas partes se están dando. La magia de un teléfono inteligente, que debería tenernos sorprendidos a toda hora, forma parte ya de nuestra cotidianidad. Salir de los trancones bogotanos sin Waze, acudir a una agencia de viajes para organizar un viaje, o hacer filas en los aeropuertos para obtener el pasabordo, cuando no se lleva equipaje, son ya comportamientos un tanto anacrónicos. Usar las diferentes plataformas de transporte, o de servicios a domicilio son prácticas cada vez más comunes que forman parte del día a día de muchos colombianos.

Cuando ya se pasa a hablar de comercio electrónico o de servicios financieros todavía se oyen muchas voces que expresan su desconfianza para hacer transacciones monetarias y no dudan en hacer colas en los bancos y en los lugares donde tienen que realizar pagos, perdiendo con frecuencia un tiempo valioso que podrían usar en ocupaciones mucho mas productivas o agradables. Surge entonces la pregunta de cual es la realidad de lo que está pasando con la transformación digital de los bancos en Colombia en relación con sus clientes.

Un reciente informe de JP Morgan da una buena idea sobre esto a partir de cifras de la Superfinanciera. Sin hablar de valores, pues estos están afectados por las transacciones corporativas que son en su inmensa mayoría electrónicas, se encuentra que en el primer semestre de este año de 1,7 millones de transacciones realizadas solo 248 millones (el 14,9%) se hicieron físicamente en las oficinas. Todavía los cajeros automáticos representan la mayor proporción (el 24,3 %) pero lo que es muy interesante, cuando se observa la evolución de los últimos cuatro años, es que su uso está decreciendo al igual que las transacciones que se hacen desde los computadores de escritorio y lo que crece a un ritmo muy acelerado (42% en el último año) es el uso de los teléfonos para realizar las operaciones bancarias. La consecuencia obvia de esto es que todos los bancos están revisando la sostenibilidad de sus instalaciones tradicionales y es así como en los últimos cuatro años se han cerrado 155 oficinas en el país y esta es una tendencia que va a tomar cada vez mas fuerza.

Es interesante también que el uso de cajeros automáticos decrece a un ritmo incluso mayor que el de las oficinas. Entre el 2015 y el 2019 su participación en el total de transacciones se redujo del 17% al 11% que puede reflejar la preferencia por las transacciones electrónicas frente al uso del efectivo por parte las personas bancarizadas.

En fin, la digitalización bancaria es un hecho y lo que vienen son mas y mas transformaciones o sea que lo mejor es acostumbrase a ello y hacer uso de los canales digitales.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS