Europa: incierto futuro

Escuchar este artículo

Europa: incierto futuro

Julio 23, 2013 - 12:00 a. m. Por: Ramiro Andrade Terán

La Comisión Europea es un organismo supremo, radicado en Bruselas, que regula el desarrollo económico de los países del Viejo Mundo. Sus decisiones son irreversibles. Es una especia de Santa Inquisición que asaba herejes supuestos o reales –intelectuales, religiosos, y personajes que se daban el peligroso lujo de pensar distinto al rígido camino señalado por Roma, sede de la Santa Madre Iglesia y el Sumo Pontífice.Ese poderoso organismo vigila con ojo implacable el desarrollo económico del Viejo Mundo. Que está en plena crisis económica e impuso a España una serie de drásticas reformas, para afrontar la crisis que la afecta, y que es una secuela más de la situación que vive Europa. La crisis va para largo. Las posibilidades de resolverla en este año, son nulas. El desempleo, en toda la región, asume cifras que superaron el cálculo de organismos como la ONU. En el caso Español llegará en el 2014 a un aterrador 28%. La economía de ese país: “Está condenada a un cuadro depresivo, estilo Japón y a cumplir con una aplicación rigurosa y puntual de las estrictas recomendaciones de Bruselas, que le ha dado como receta para salir de una situación crítica”, según la opinión del economista Claudio Pérez. España vive una evidente degradación de su situación económica y social. Hace rato dejó de ser paraíso para los desempleados de América Latina. Muchas empresas han preferido cerrar por la imposibilidad de cumplir con sus obligaciones laborales. Rajoy está contra la pared y tiene que tragar entero las drásticas recomendaciones de Bruselas. Como el resto de países europeos por sus órdenes tendrá que revisar periódicamente el gasto público.Las dificultades de la economía española no son exclusivas. Francia, Polonia, Portugal y otros países, sienten el rigor de una crisis que no distingue a ricos, medianos, o pobres. Al punto que José Manuel Barrero Barroso, presidente de la Comisión Europea, advirtió que “Europa vive una emergencia social y hay que construir el consenso europeo para afrontarla”.Habrá recortes en el gasto público en Francia, Italia y Holanda. Francia ha entrado en agrio desacuerdo con Bruselas. Su presidente, Francois Hollande, afirmó que “la comisión no puede dictar a Francia lo que tenemos que hacer”, pero luego agachó la cabeza y comenzó a implementar las medidas sugeridas. Europa tiembla por el negro futuro de su economía. Los propios ingleses adoptan medidas preventivas frente a la compleja situación. El viejo mundo está en una hora difícil.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS