El 19: bien la economía, mal la política

Escuchar este artículo

El 19: bien la economía, mal la política

Diciembre 22, 2019 - 06:45 a. m. Por: Rafael Nieto Loaiza

Un año convulso este 2019 que termina. Mejor, mucho mejor que lo que venía con Santos en materia económica, pero políticamente difícil y con incertidumbres.

En efecto, el país terminará con un crecimiento del 3,2 o 3,3%, casi el doble del 1,7% con que cerró el 2017. No es para echar voladores, pero es ocho veces más alto que el promedio regional. La inversión extranjera entre enero y junio de 2019 creció 24,4%, para llegar a US$7273 millones, el más alto desde 2016 y, muy importante, muestra diversificación más allá de minas y petróleo. El déficit fiscal será del 2,4%, el nivel previo a la flexibilización de la regla fiscal, y con eso se terminará el año con un superávit primario del 0,6% del PIB, el mejor resultado en 8 años. En fin, en general todas las cifras macroeconómicas son positivas, con excepción del desempleo que viene aumentando paulatina y sistemáticamente desde el 2015. Ya sabíamos que si no crecemos como mínimo al 4% no logramos crear empleos netos.

Sí, el Gobierno lo ha hecho mucho mejor que lo que los medios y la oposición santista y de izquierda le reconocen. Tomó la decisión más importante en décadas en la lucha contra la corrupción política al suprimir la mermelada, consiguió eliminar el beneficio de la casa por cárcel para los corruptos, y avanza en la instauración de pliegos tipo, fundamentales en el empeño de extirpar el cáncer de las licitaciones de sastrería.

Ha dado un paso enorme en el catastro multipropósito, pieza vertebral de la modernización del campo. Con el acuerdo de punto final pone las bases para sanear, por fin, las deudas del Estado con los prestadores y le inyecta al sistema de salud pública los recursos que necesita. Aprobó el presupuesto más alto de la historia en educación, $44,1 billones, aunque yo hubiera querido que semejante esfuerzo viniera ligado a compromisos con un aumento sustantivo de la calidad.

Consiguió el cierre financiero de 17 proyectos 4G en infraestructura, el 58% del total, que estaban muy enredados. Reactivó la exploración petrolera y la ANH firmó 31 contratos, con compromisos de inversión por US$2714 millones, después de cinco años en que no se firmaba ninguno. Y está renovando las fuentes energéticas: consiguió ofertas por 2250 megavatios de energías renovables, el 10% del sistema. ¡No teníamos sino apenas 60!

Y puedo seguir. El Gobierno hace y hace mucho. Pero el ambiente político está muy enrarecido y la polvareda que genera no permite ver ni valorar adecuadamente la gestión gubernamental. El problema, en parte, viene del afán de la oposición, en particular de la izquierda, de negarle todo mérito y entorpecer tanto como le sea posible al Gobierno. Es su estrategia anunciada el mismo 7 de agosto del 2018.

Pero la otra parte viene, hay que reconocerlo, de los errores y falencias del gobierno mismo. Necesita gobernabilidad, un relato de país y decidirse a hacer política, en el sentido más noble del término. Y después, solo después, hay que comunicar de manera eficaz.

Sigue en Twitter @RafaNietoLoaiza

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS