Y llegamos al soñado 2019

Y llegamos al soñado 2019

Enero 02, 2019 - 06:42 a.m. Por: Poncho Rentería

Miles de esposas están celebrando que ya pasaron las fiestas del Año Nuevo porque sus maridos se bebieron hasta el agua de los floreros y les dieron mucha lora. Bienvenido el 2019 y como tantos dicen Feliz Año toca esperar que resulte cierto. ¿Qué es un feliz año? Imagino que no ser embargado o poder pagar las facturas pendientes o tener el dineral que cuestan las carísimas matriculas del colegio o universidad de los hijos. Punto.

En una columna periodística pedí un deseo: que el presidente Duque y su gabinete se reúnan 15 días seguidos, desde mañana, en el Palacio presidencial, a revisar, esculcar y mirar al detalle qué dineros tienen y qué harán con esas millonadas en beneficio de los más pobres, los siempre olvidados. Y que hagan lo elemental, que se impongan tareas para que empiecen a gobernar a fondo con eficiencia y honradez. Por algo está tan baja la popularidad del gobierno cuando gobierna un señor decente y ganoso de acertar. ¿Cuál es el motivo? Opinen, es gratis.

Decía el escritor Héctor Abad que luego de escribir columnas por 27 años, criticando robos y saqueos al dinero público, sentía a veces que sus críticas tenían poco efecto porque no pasaba nada. Acertó el maestro Abad y entiendo su desánimo. Yo también cargo esa decepción, llevo 87 columnas protestando por el derroche multimillonario en las camionetas blindadas con guardaespaldas .Cierto, miles de notables no necesitan protección, nadie les haría daño, son gente intachable línea VIP.

Fallidas han sido mis protestas, sigue la ‘piñata de la felicidad’, aquí en Cartagena he visto centenas de señorones paseando en blindadas con guardaespaldas porque lo que nada nos cuesta a volverlo fiesta. Lo anterior me hace creer que la austeridad, promesa de Iván Duque, es imposible imponerla en Colombia porque por 50 años hemos tenido un estado derrochón. Punto.

No me hago ilusiones sobre un feliz año 2019. No lo será porque es año electoral para elegir gobernadores, concejales y alcaldes, por eso tendremos un jugoso menú de escándalos. Alerta: los corruptos que saben ganar elecciones con la plata de los impuestos, buscan tener alcalde bolsillo en Bogotá, Medellín y Cali. En octubre escogerán ustedes al sucesor de Maurice Armitage y ojalá acierten. Me resta decirles feliz año, aunque lo de feliz esta difícil y lejano porque este país tiene su economía en penosa salud. ¡Buenas, buenas!

VER COMENTARIOS
Columnistas