Ese avión VIP de mal agüero

Escuchar este artículo

Ese avión VIP de mal agüero

Febrero 18, 2020 - 11:45 p. m. Por: Poncho Rentería

Si planean por invitación una montada en el avión de la Presidencia, el FAC 0001 es mejor que la archiven, ese avión tiene mala suerte. A Virgilio Barco casi le quita la vida un accidente estomacal en el avión presidencial que lo llevaba hacia Corea. A Ernesto Samper le montaron una emboscada tenaz, le metieron 50 kilos de cocaína dentro del avión presidencial que lo llevaría en pocas horas a Nueva York. Por suerte la encontraron, pero el escándalo que calcularon era de alto malevaje. El servicio de inteligencia que protegía a Samper no pudo dar con los culpables. Punto.

Mi padrino en Caracol Televisión y mecenas en mis campañas políticas, Julio Mario Santo Domingo lo destituyó por teléfono desde Nueva York. Pasó al asfalto sin preaviso el presidente de Avianca Eduardo Mendoza Lince, perdió su jugosa chanfa por derrochón porque no es serio prestar un avión por 18 días que costaba 350 millones de dólares a unos amigotes en medio de un almuerzo. “Tranquilo señor canciller Uribe Vargas, acabo de ordenar como presidente de Avianca que un jet 747 se ponga a las órdenes del Palacio presidencial para el viaje de la comitiva a Europa”. Lo prestó por 18 días, la comitiva fue feliz visitando al Santo Papa en Roma pero el presidente de Avianca Eduardo Mendoza Lince cayó ruidosamente, en el capitalismo vale la filantropía pero no el derroche. Punto.

No sólo hay peleas entre políticos en la Colombia 2020, también se dan entre los periodistas y más ahora en que el ‘rating’ despierta calores eróticos. Hassan y Vicky, que eran amigos íntimos hoy están de calientes examigos y ojalá sea corta la disputa. El fogoso incidente que tuvieron ya es material en las facultades de periodismo porque tiene mucha tela para analizarle, ¿alto ego de Vicky y de su enfrentado Hassan? Por supuesto, ella lo invitó para lucirse y él, vaya ego, asistió ganoso de lucirse. Hubo mutuo autogol, hubo adjetivos destemplados y eso motivó que una culta abogada dijera: “El periodismo colombiano de hoy está muy quisquilloso, no admite que se parcializa y comete fallas”. Pero es innegable que esto del avión deja una lección, que no deben usarse a la ligera los bienes del Estado, sean autos blindados, edificios, hoteles o capillas.

A ponerle orden, a cuidar los bienes de la comunidad, construidos con impuestos del sufrido ‘paganini’ a la Dian.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS