Ecologista y antitaurinos

Ecologista y antitaurinos

Diciembre 25, 2018 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

Pasó la Nochebuena y en Colombia tenemos un sol brillante, exquisito. En cambio, Londres, París, Roma y Madrid sufren un frío implacable que obliga a usar guantes, bufanda y abrigo pesado.

Hoy en Cali, doce mil aficionados a ver corridas de toros, irán felices a la plaza a tomar el sol luciendo elegante cachucha madrileña, chaqueta ‘gamucera’ y una bota que dice “made in Pamplona”. El sol caleño, con 24 grados, lo envidian los europeos. Punto.

Iván Duque, un presidente que quiere acertar y trabaja mucho, no es visto con cariño por los senadores que se hincharon de mermelada y de contratos en el gobierno que pasó. Lorenzo Madrigal, columnista sensato, ve al gobernante Duque como un señor inteligente, honrado y serio que no merece el maltrato que recibe. Atérrense, los jefes del bloque universitario lo acusan de comprar misiles de guerra y no ha comprado ni una pistola de juguete para su sobrino. Lo decía Clinton, ser presidente es un puesto ingrato porque le llueven insultos y calumnias y le rompen su intimidad. Punto.

Me pregunta mi amiga Maritza por qué tan baja la popularidad de Iván Duque. Respondí certero: Duque trabaja, estudia los problemas y juega limpio, las clases medias ya no creen en sus partidos políticos, rechazan los carísimos precios del supermercado y que los señorones del poder tengan autos lujosos blindados, choferes, guardias, sueldos jugosos y tiquetes VIP. El poder derrocha en Colombia, Francia y España, en banquetes, seminarios y giras sin motivo. Eso lo pagan ustedes de mala gana y yo también. Punto.

El menú este 26 decembrino dice: serán toreados seis toros y seguro que no lanzarán huevos ni ladrillos los ecologistas antitaurinos. Es una buena noticia. Y ofrecen casetas con orquestas caribeñas y tascas con sabor español y olé y olé. ¿Algo preocupante? Sí, los precios, porque cobran carísimo y se vuelve sólo para los de chequera muy surtida. Punto.
Faltan cinco días para Año Nuevo. Si tienen un 2019 sin lutos ni dramas y medio alegrón, salen bien librados.

Y merece 72 horas de cárcel el irresponsable que corre en auto a grandes velocidades y la misma dosis para el que maneja con licor en el cerebro. Esos anarquistas son un peligro social y deben castigarlos por su mala conducta y poco civismo. Ustedes sigan gozando el ocio, la fiesta, el deporte el bailao y colorín colorao.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS