Difícil ser la Ministra diplomática

Escuchar este artículo

Difícil ser la Ministra diplomática

Mayo 19, 2020 - 11:45 p. m. Por: Poncho Rentería

La pesadilla sigue y toca vivir y ponerle buena nota, si no hay vacuna, esto durara cinco años. Ministra de Relaciones Exteriores y lo ocupa Claudia Blum y años atrás Noemí Sanín, Mariaema Mejía, María Ángela Holguín y Carolina Barco. Apenas nombradas les llegaron 87 peticiones de cargo diplomático en el exterior para sus protegidos y condición clave: con mensualidad mínima de seis mil dólares, viáticos y los diez mil de instalación. Humana aspiración, la diplomacia y Cali han tenido centenas y pasaron rico.

Claudia Blum que tiene la regia combinación de psicóloga y de exdiplomática en las Naciones Unidas, tiempos de Álvaro Uribe, presidente. Le toca aplicar esa dupleta en diálogos difíciles con notablones y damas de la diplomacia, donde abunda gente brillante y más lista que una ardilla. Remember que Claudia Blum fue víctima con Francisco Santos de espionaje en Washington. Hoy toma precauciones al llegar a cita no amistosa. Y pregunto: ¿Ese espionaje en USA a embajador Santos por qué lo archivó el periodismo? Lo negriaron, un rico novelón que sigue en el misterio.

A la ministra Claudia Blum cada mañanita le entregan diez súplicas de embajadores de Colombia en el mundo entero. Avión para paisanos varados. Es humano el afán de regresar a Colombia. La Canciller quiere rescatarlos pero es difícil. Es injusto el paisano Juan Sebastián que desde un pueblito de Bielorrusia vía internet denuncia que la Cancillería no tiene interés en traerlo. Lo siento paisano, soy solidario con su angustia, pero en el mundo hubo un problemita con un tal virus y eso ha traído problemitas aéreos y los bellos aeropuertos de París y Londres y Madrid están vacíos, hasta asustan por la soledad.

Le abono a la canciller Claudia Blum que con nietos juguetones y un buen pasar económico y tablas para amplia vida social, ocupe ese cargo fatigante, con mucho trabajo, mucho avión, hoteles, aeropuertos y Jet Lag. Eso es servirle al país y, aclaración obligatoria, nunca iré a puesto diplomático, aquí me quedo, no acepte una vez y ahora menos porque soy ineptísimo y haber sido parlamentario y opinador en prensa y televisión, basta.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS