Criticando se les sube el ego

Escuchar este artículo

Criticando se les sube el ego

Junio 23, 2020 - 11:45 p. m. Por: Poncho Rentería

Casandra, una princesa de Troya, anunciaba tragedias al futuro. Escuché ayer a una periodista de amplio verbo y muy intensa, decir que a Colombia le vienen miles de muertos porque abrieron en desorden cuatro supermercados. Eso sonó fatalista y ligerón. Si la fogosa colega llega a tener razón, le preguntaré desde mi espacio televisivo y desde aquí, quién fue el sabio epidemiólogo de Tokio que le dio esa ‘chiva’, no le acepto que me diga: “Mis fuentes en Tokio”, no creo ese danzón.

No es divertida ni excitante la charla televisiva del presidente Duque todos los días. No es alegrona pero es muy útil porque él, vía televisión por 45 minutos confirma lo sabido, que hay un serio y capaz señor presidente al frente del timón. Así lo ha demostrado los últimos 127 días trabajando 19 horas diarias. Se lo abono señor Presidente y no aceptaría jamás contratos de asesoría ni chanfa diplomática. Punto.

Pocas veces leo los trinos que circulan porque mi celular es muy pequeño y la letra también. Ahora, junio del 2020, mis ojos siguen verdes y gustadores pero están muy gastaditos porque llevo sesenta y cinco años leyendo tres horas al día. Lulita Arango me leyó siete que me asustaron porque invitan al linchamiento, al mortal ataque personal. Cambien ese verbo violento y ojalá el gobierno reparta millones de calmantes. Punto.

Pilar Castaño es una autoridad opinando del qué vestir, qué ponerse, qué se lleva bien y con precios fáciles para el mundo femenino. Pilar desde una entrevista en Blu Radio desgranó censuras a la minoría femenina que en el encierro decidió el desgreñe, el cero maquillaje y ponerse por 45 días esa viejísima y rota pijama. Pilar dijo más: “Ellas se equivocan, el estar desgreñadas con pelo tristón, pijama al mediodía y ningún maquillaje es poca autoestima, porque hasta para bajar a botar la basura al shut la mujer debe estar bien presentada”.

Nada qué discutirle a Pilar Castaño allí, la vanidad femenina nunca hay que abandonarla para poder censurarle a los hombres el no afeitarse, no cepillarse, no bañarse y repetir 57 días esa horrorosa sudadera. Punto. Europa se salió del encierro a vivir y trabajar. Nos toca hacer lo mismo, ese virus es tan difícil de ganárselo como el Baloto que sueñan millones. Jovita Feijó escribió en una pared del centro cultural La Tertulia: “No crean en anuncios de tragedias futuras, mejor creerle al Grupo Niche con su rico vacilón”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS