Al diablo los despachó la Niña-Mencha

Escuchar este artículo

Al diablo los despachó la Niña-Mencha

Agosto 20, 2019 - 11:45 p.m. Por: Poncho Rentería

No tiene Margarita Rosa de Francisco afanes de escándalo ni de robar titulares, su bajo perfil es conocido, tanto que de las docenas de entrevistas que le piden sólo concede una semestral… si acaso. Ya sabemos que ella alcanzó aplausos como presentadora del Telenoticiero 24 horas que dirigía Mauricio Gómez. Sabemos que consiguió grandes triunfos y premios como actriz porque millones de televidentes la siguieron en sus célebres telenovelas y si la seguían es porque admiraban su talento para actuar, no porque fuera caleña o exesposa de Carlos Vives o fan del Deportivo Cali. Hoy Margarita Rosa es columnista muy leída en el periódico El Tiempo que tiene 110 años y su columna tiene miles de lectores propios. Justo allí dijo que no estaba dispuesta a someterse a la dictadura grosera que han montado los criticones y las criticonas de la edad de las mujeres. Lo protestó con una frase que miles siguen recordando: “Ni más faltara que yo les tenga que pedir perdón por cumplir años, ni más faltara que cumplir años para una mujer, después de los cuarenta, sea una vergüenza para evitarse que le llamen cuarentona”. Saludable protesta porque eso cogió ventaja y son miles las mujeres que cumplen años y deciden celebrarlos en silencio. Punto.

No son sólo los hombres los que ridiculizan a las mujeres que han pasado cierta edad, a una amiga mía la escucharon decir en la peluquería esta bellezura: “No me preguntes por ese Fernando con quien estuve saliendo tres meses, el muy pelotudo me cambió por una vieja que es mayor que yo nueve o diez años… algo que nunca me había sucedido”.  Tontica mi amiga porque ese novio la abandonó por tontorra o por imprudente, no porque tuviera nueve años más que ella. Moraleja: hay mujeres que también le hacen matoneo a otras mujeres por la partida de bautismo. Amparito Grisales, gran triunfadora, gran actriz con una biografía tan interesante como la de Margarita Rosa, defendió su gastadita cédula con una frase rotunda: “Mis años son ejemplo de trabajo, disciplina, mucho arte, éxitos a montones y con ellos he sido muy feliz y nadie me quita lo bailao”. Ellas dos han ganado la partida, los años vividos han sido generosos con ellas y por eso decidieron burlarse de esos críticos de pendejadas, y colorín-colorao.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS