Escuchando a Leyner Palacios

Escuchar este artículo

Escuchando a Leyner Palacios

Enero 12, 2020 - 06:25 a. m. Por: Patricia Lara

Leyner Palacios, el líder de Bojayá víctima del terrible ataque de las Farc con cilindro bomba, y quien recientemente fue amenazado por las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), le entregó una carta al presidente Iván Duque en la cual pone el dedo en la llaga sobre lo que ocurre tanto en Bojayá como en un vasto territorio del Pacífico, y le pide que tome medidas concretas para solucionar la situación. Si bien sobre dicha carta se ha hablado en los medios, se han minimizado sus puntos centrales.

En su misiva, Palacios se refiere a un tema que ha sido ignorado, no obstante que es el más delicado de los contenidos en su carta.

“La actuación de los grupos paramilitares de la AGC se realiza en connivencia con la Fuerza Pública asentada en el Río Atrato y en muchos otros sectores de la región del Pacífico”, dice. Por ello le pide al Presidente que se haga “una investigación exhaustiva a las diferentes expresiones de la Fuerza Pública para identificar los patrones de connivencia con el paramilitarismo y que se actúe en consecuencia con la ley”. Además, solicita “que esa tarea sea adelantada por la Procuraduría General de la Nación y por la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad.”

El Presidente haría mal, muy mal, si le echara tierra al asunto: para bien de las instituciones, de las Fuerzas Armadas y del país, tendría que coger el toro por los cachos, decir que, ante la preocupante denuncia hecha por un líder que goza de credibilidad, como Leyner Palacios, le pide a la Procuraduría que investigue los hechos y proceda con toda severidad. Y si se encuentra un solo caso de connivencia entre algún miembro del Ejército o la Policía y grupos paramilitares, Duque debe manifestarse de manera ejemplarizante. De lo contrario, la chispa que haya por ahí puede convertirse en un incendio enorme. Así que esperemos la respuesta del Mandatario, dado que, según dijo Palacios, se comprometió a contestarle cada uno de los puntos de su carta.

Por otra parte, Palacios dice también que “el copamiento del territorio por parte de la guerrilla del Eln se ha ampliado generando zozobra y riesgo” y que, para restablecer la seguridad y normalidad en la región, pide que “se abran caminos concretos de diálogo con la guerrilla del Eln(…), en condiciones que sean viables y con gestos que creen la confianza necesaria en toda negociación”. Y en una entrevista radial, Leyner afirmó que dialogar no significa hacerle un favor al grupo armado, sino generar condiciones para que las comunidades puedan vivir en en esos territorios.

En su carta, el líder de Bojayá le dice al Presidente que la inseguridad solo se puede resolver si “todo lo pactado en el Acuerdo de Paz se implementa de manera completa en la región”; agrega que “la situación de crisis humanitaria de Bojayá se extiende a todo el Pacífico”; que preocupa “que ante esta inseguridad la explicación exclusiva(…) sea la del narcotráfico”, y que le pide al Presidente respeto a los testimonios de las comunidades, “pues ante la actual crisis de Bojayá el Ejército Nacional y otros funcionarios del Gobierno Nacional han estado desmintiendo y minimizando la palabra de quienes y vemos y padecemos la presencia (…) de los actores armados en la región”.

Y a quienes padecen a diario la violencia en las zonas es a los primeros a los que hay que creerles, ¿no le parece, Presidente?

Sigue en Twitter @patricialarasa

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS