Escuchar este artículo

Cambio en la JEP

Octubre 25, 2020 - 06:25 a. m. 2020-10-25 Por: Patricia Lara

Después de tres años de desarrollar una labor eficaz, discreta e ingrata, Patricia Linares le entregará el 4 de noviembre la presidencia de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, a Eduardo Cifuentes, quien fuera decano de la facultad de derecho de la Universidad de los Andes, presidente de la Corte Constitucional y Defensor del Pueblo.

En estos tres años, la JEP, presidida por Linares, ha abierto siete macrocasos que vinculan a 9757 antiguos combatientes de las Farc, a 2711 miembros de la Fuerza Pública y a más de 1170 servidores del Estado no miembros de Fuerza Pública y terceros que han comparecido voluntariamente ante la jurisdicción. En dichos casos, la JEP ha acreditado a más de 308.000 víctimas. Ha tenido cerca de 32.000 actuaciones judiciales, entre ellas 402 audiencias de versiones individuales y colectivas; ha concedido 385 libertades condicionales y anticipadas; ha resuelto 56 garantías de no extradición; y ha impuesto 17 medidas cautelares. Y se espera que antes de que finalice este año, en los macrocasos de secuestro y falsos positivos, se produzcan escritos de acusación.

Si se tiene en cuenta que hace tres años, cuando se posesionaron los magistrados de la JEP, entraron a trabajar en un edificio vacío, donde no había sillas, ni escritorios, ni computadores, ni conectividad; y que luego la Jurisdicción soportó un terrible bombardeo político y jurídico, encabezado por el entonces fiscal Néstor Humberto Martínez y por el propio presidente Duque, que se empeñó, por fortuna infructuosamente, en introducirle objeciones a la Ley estatutaria de la JEP, todo lo cual hizo que se perdiera un tiempo precioso; y si además se piensa, por ejemplo, en que en la justicia ordinaria los procesos duran décadas, y que el tribunal de Justicia y Paz sólo produjo la primera sentencia contra paramilitares cinco años después de comenzar su tarea, las críticas y los ataques de que ha sido objeto la JEP por parte de los opositores al proceso de paz, encabezados por el expresidente Álvaro Uribe y su partido Centro Democrático, no han podido ser más injustos y llenos de mala fe.

Ahora le toca a Eduardo Cifuentes continuar la gran labor de Patricia Linares, quien con contundencia y, al mismo tiempo, con discreción, defendió la JEP de semejantes embates, e hizo conocer las actuaciones de la Jurisdicción de la comunidad internacional, con lo que se logró que ella le expresara de manera pública y frecuente su apoyo decidido, lo cual ha sido muy importante para hacerles ver a los detractores de la JEP que el sistema de verdad y justicia transicional no están solos.

Afortunadamente, el magistrado Cifuentes tiene toda la capacidad y el tino para ser otro muy buen presidente de la JEP. Así lo vaticinan sus actuaciones en la Corte Constitucional y en la Defensoría del Pueblo, donde estableció el crucial sistema de las alertas tempranas.

Ahora sólo resta darle a Patricia Linares unas gracias con mayúscula, y respaldar a Eduardo Cifuentes en su nueva labor.

***

Nota: van cuatro dirigentes de oposición baleados en tres días: Eduardo Alarcón y Gustavo Herrera, de Colombia Humana. El exgobernador indígena Embera Katío, Aurelio Jumí Domicó y el líder exFarc, Jesús Monroy Ayala, conocido como Albeiro Suárez, quien dirigía la reincorporación en el Meta. Él es el excombatiente número 234 asesinado después de la firma del Acuerdo de Paz. ¿Cuándo, presidente Duque, va a detener la matanza?

Sigue en Twitter @patricialarasa

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS