Atentado contra la lógica

Atentado contra la lógica

Abril 28, 2019 - 06:45 a.m. Por: Patricia Lara

Sin que pretenda desconocer un fallo de la justicia, creo que se le fueron las luces al Consejo de Estado al quitarle la curul a la Representante a la Cámara Ángela María Robledo, quien llegó a esa posición no porque hubiera aspirado a ella, sino porque, en su condición de fórmula vicepresidencial del segundo candidato en votos, tiene ese derecho en virtud de las garantías que se otorgan en el estatuto de la oposición.

El Consejo de Estado consideró que la Representante, quien pertenecía al Partido Verde, incurrió en doble militancia, pues el artículo 107 de la Constitución señala que quien sea miembro de una corporación pública debe renunciar a su curul 12 meses antes del primer día de las inscripciones si desea aspirar, por un partido distinto, a la siguiente elección. ¡Pero Ángela María no quería aspirar al Congreso, y no aspiró!
Y ese no es el único absurdo: ¿cómo va a aducirse doble militancia en este caso si Colombia Humana, movimiento por el que ella fue candidata, no existe como partido? ¿O es que le van a conceder la personería jurídica?

Y otro absurdo: ¿por qué no utilizó el Consejo de Estado el mismo rasero usado en este caso cuando falló la demanda por doble militancia contra la vicepresidenta, Martha Lucía Ramírez?

Y el principal de los absurdos: ¿cómo puede el Consejo de Estado quitarle a Ángela María su curul y, de un tajo, arrebatarles a los ocho millones de colombianos que votaron por ella para la vicepresidencia el derecho que tienen a contar con su vocería en la Cámara de Representantes? Ocurre que como para esa curul no hay reemplazo posible, en este caso, a quienes se les arrebató el derecho fue a esos ocho millones de colombianos que votaron por ella, no a Ángela María Robledo como persona.

Algún recurso tiene que existir para que se corrija semejante disparate que atenta contra toda la lógica. Ojalá, en este caso, pueda acudirse a una tutela y un juez sensato nos restablezca el derecho a contar con su vocería.

Mientras tanto, sólo queda agradecerle a Ángela María su trabajo inteligente y constante en defensa de la paz y de los valores democráticos. Nunca le escuchamos una expresión desobligante ni una actitud salida de tono. Siempre se comportó como una tejedora de consensos. Y eso es lo que este país tan dividido necesita.

Estoy segura de que, en cualquier lugar que ella se encuentre, seguirá defendiendo esos principios y esos valores.

¡Y eso es muy importante en este momento! Porque como dice Humberto De la Calle en su libro ‘Revelaciones al final de una guerra’, parece como si en el plebiscito del 2 de octubre se hubieran perdido varios plebiscitos, entre ellos el de “la visión abierta y liberal de la sociedad colombiana”.

Y esa visión abierta y liberal de la sociedad, a la que ya nos habíamos acostumbrado, no nos la vamos a dejar arrebatar. Angela María, y muchos más, ¡seguiremos luchando para defenderla!

* * *
Muy poco contundentes han sido las reacciones del Ministro de Defensa y de los altos mandos por la muerte de un excombatiente de las Farc a manos del Ejército en Campo Alegre, Norte de Santander. Los testimonios de la población son muy claros: no sólo lo asesinaron sino que quisieron ocultar su cadáver. Pero los pobladores lo impidieron. ¡Máxima diligencia y celeridad deben mostrar el gobierno y demás autoridades en el esclarecimiento y en la sanción de este caso, que bien parece un nuevo crimen de Estado!

Sigue en Twitter @patricialarasa

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas