Cali es mujer

Escuchar este artículo

Cali es mujer

Julio 26, 2020 - 11:45 p. m. Por: Paola Guevara

Esto me dijo Andrea Buenaventura, directora de Delirio, en estos días de pandemia en los que, rebelándose contra todo desánimo, convocó e impuso un Guinness World Records con la potencia de la música y el ritmo que corre por las venas de la ciudad.

“Cali es mujer”, dijo Andrea, y en buena medida eso explica que la cultura esté construida sobre los hombros de grandes mujeres como Gloria Castro, fundadora de Incolballet; Amparo Sinisterra, fundadora de Proartes; Maritza Uribe de Urdinola, fundadora del Museo La Tertulia, hoy dirigido por otra mujer excepcional llamada Ana Lucía Llano, quien logró en plena pandemia duplicar el apoyo de los caleños en aportes para el sostenimiento de la institución que preside para todos.

En Cali una mujer es la directora del periódico más importante de la región; una mujer es la directora del Zooloógico, mejor de Suramérica; una escritora caleña escribe las novelas más vendidas en lengua española después de García Márquez, y hasta en el terreno humanitario -con Johana Bahamón y su lucha por la dignidad de la población carcelaria- hallaremos una caleña cabeza de león.

Por ellas y todas aquellas cuyos méritos no cabrían en el espacio de una columna, es que resulta curiosa la imagen que eligió la Alcaldía de Cali en el marco del Día de la Independencia, 210 años, y que presenta a mujeres aspirando tapetes y limpiando vidrios, “comprometidas” con la bioseguridad.

Lejos de esa tendencia horripilante de salir a apedrear y condenar todo y a todos con aire de ser supremo, no se trata de personalizar este asunto ni de buscar con antorchas quién hizo qué diseño, quién lo aprobó o qué filtros pasó. Baste señalar, con la oportunidad que ofrece la coyuntura, que las imágenes tienen poder, mucho más las construidas desde las instituciones rectoras de lo público.

Por la misma vía va el reciente discurso sobre el liderazgo de Univalle, en sus 75 años, que dejó por fuera a todas las mujeres. Entre ellas la poeta y pionera en estudios de género Carmiña Navia, o Nubia Muñoz, candidata al premio Nobel 2008, entre tantas otras.

El aporte femenino es incontrovertible en Cali, lo reconozcan o no los encargados de emitir ciertos mensajes. Pero avancemos en el reconocimiento, como sociedad, de la mujer como potencia viva, líder indiscutible y motor de una región que, sin la rebeldía y la creatividad de tantas que se negaron a ocupar un rol ornamental, luchan por hacer de la ciudad más de lo que el pragmatismo de traperos y aspersores de detergente indicó posible.

Sigue en Twitter @PGPaolaGuevara

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS