Escuchar este artículo

Siloé es Cali

Marzo 24, 2021 - 11:45 p. m. 2021-03-24 Por: Paola Gómez

Desde niña me preguntaba cómo era vivir en esa montaña grandota que se veía desde mi ventana. Aguardaba con ansia a que llegara diciembre para ver cómo la alumbraban y luego le pusieron esa estrella que la hacía lucir como nuestro pesebre caleño.

Con el tiempo supe que a la montaña la llamaban ladera, que había más viviendas de las que podía soportar y sin embargo, nadie hizo nada para contener su expansión. Ya el recuerdo inocente de la niña que se escondía de sus diablitos el fin de año, era apenas eso. Ahora me asustaban los truenos porque ya sabía que la lluvia era inclemente en esa zona. Al hacerme periodista, la primera noticia de peso que cubrí para El País fue el derrumbe en un sector de La Mina que había dejado a varias personas de una familia sepultadas, justo por esta época del año.
Luego subí muchas veces a lugares impensables de su extensa geografía para narrar cómo se vivía en su fragilidad, cuando caían las lluvias más fuertes. De manera subliminal rogaba con esas líneas que alguien les ayudara.

Hoy, los ojos están puestos de nuevo en nuestra montaña, cuando ha caído más cantidad de agua en un solo día que la que cae en todo un mes, cuando hay 135 personas en un albergue, tras la emergencia del fin de semana, y cuando aún late el recuerdo de la mujer y su hija que fallecieron el 10 de marzo en el sector La Arboleda de Brisas de Mayo. Se viene también a la mente la tragedia del 1 de diciembre de 2016, cuando fallecieron seis personas de una familia, al caerse un muro, por la fuerza de la quebrada Isabel Pérez.

Ayer revisaba en youtube los videos que Siloécity tv hizo en sectores donde el derrumbe ha entrado por la puerta trasera en Alto Camagüey y San Francisco… es cuestión de horas, de aguaceros. Dios les guarde.

Con todo esto lo que quiero decirles es que esa montaña que se ve desde su casa y desde la mía es también Cali y nos necesita. No nos sentemos a esperar que el Estado haga lo que no ha hecho en años. O a que manden a limpiar sus quebradas, o les den albergue por unos días y así… cuando la lluvia pase se nos olvidará que el Alcalde actual mencionó a grandes rasgos que la intervención del sector podría costar 500.000 millones, pero eso quedó ahí y que hay quienes les parece que es mucha plata para metérsela a invasores.

Caleña, caleño, tóquese el corazón, ayude con lo que pueda, comida, frazadas, dinero... Y sino tiene mucho, exíjale a su ciudad que haga algo por Siloé. Quizás si unimos nuestras voces evitemos que en nuestra montaña y en sus dos vecinas de Alto Nápoles y Terrón haya más tragedias que definitivamente se pudieron evitar.

Aquí puede aportar sus ayudas:
Museo Popular de Siloé, a través de los celulares 3145697558 o 3206816216. Centro Cultural Comuna 20: 3134285916. Centro Médico Servivital, de la comuna 20: 3154259011. Fundación Sidoc: 3164536886, Corporativo La Estrella 3226318546, Convivencia Creativa: 3192119225. 
Sigue en Twitter @pagope

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS