Moto a los 50

Moto a los 50

Enero 30, 2019 - 11:45 p.m. Por: Paola Gómez

La ocurrencia parecía una inocentada, de no ser porque la verbalizó en enero: “Quiero informarles que me voy a comprar una moto. Y lo digo aquí con testigo y todo”. La esposa y la vecina que eligió como ‘testigo’ si acaso lo miraron con incredulidad, en una plácida tarde de piscina; lo más audaz que ha hecho en los últimos años el protagonista de esta historia, es eso, ‘piscinear’.

La esposa se lo tomó en chiste y se rió, pero al ver que él siguió con el cuentico le dijo: “Ah, estás como fulano, sutano y perencejo a los que a los 50 y hasta más les dio por comprar motos”.

Tal cual: en el conjunto donde vive esta pareja tienen par de amigos cincuentones con moto; el primo y el jefe de la señora, altísimo ejecutivo él, andan también de moteros. Para rematar, esta semana el señor que parquea en el trabajo enseguida de ‘la doña’ le habló de su nueva moto a lo que la mujer no pudo más que volver a su esposo para preguntarle otra vez:

-Y vos, ¿por qué querés una moto?

- Porque yo manejé moto desde chiquito (años ha que la montó, años ha que la dejó). Porque la moto te da control. Controlas la velocidad, la dirección, la experiencia. Te da libertad, y sí, tal vez te da también juventud. Y está diagnosticado que las personas a los 50 no quieren que se escape la juventud.

Por ahí va la cosa. El cincuentón en cuestión quiere ser ‘forever young’. Ante su caso y otros, indagué con la neurosicóloga Victoria Trujillo, a qué podría obedecer este repentino deseo. Ella lo relacionó con la teoría de Erikson de los estadios de la vida. En este caso, el señor está en la 7 etapa, entre 40 y 60 años, conocida como ‘generatividad vs estancamiento’. Y ella trae un revolcón para la persona, al sentir que ya tuvo estabilidad, empleo, familia y toma impulsos para cambiar de estilo de vida.

“Socialmente se ha visto que compran moto los adultos jóvenes, pero en los casos de las personas que llegan a esta adultez media (50) y se generan ese tipo de cambios no tan ajustados a la edad, obedece a que buscan retrasar un poco más la llegada a este momento de la vida. Las familias deben brindarles apoyo, no señalamiento, ni burlas, como ‘ se volvió cocacolo’”.

A petición del señor que quiere comprarse su moto consulté también a un neurosicólogo hombre, por cuestiones de equidad de género. “No creo que lo de querer la moto tenga ver con los 50. Hay que desmitificar eso de que es ridículo que los mayores tengan hobbies relacionados con los jóvenes. Muchos tienen que ver con las pasiones de toda su vida y a cierta edad se pueden dar esos gustos que no pudieron antes. Y con eso no le están haciendo daño a nadie”, dice el neurosicólogo Eduardo José Bueno.

Tal parece que el señor -que ya está bien aclararlo, es mi esposo- tiene licencia para comprarse su ‘juguetico’ de la eterna juventud, que con audacia, humor y frases como esta ha sabido defender: “Es mejor treparse en una moto y dar vueltas en la carretera, que andar buscando muchachitas en la calle”. @pagope

VER COMENTARIOS
Columnistas