Honrar la memoria

Honrar la memoria

Abril 10, 2019 - 11:45 p.m. Por: Paola Gómez

Cuenta Sebastián que su papá le decía a su mamá: ‘yo no quiero que cuando muera simplemente sea olvidado’. Sebastián piensa que desde la eternidad su papá se está dando cuenta de que su legado está; que su existencia no fue en vano. Y eso lo hace sentir feliz, luego de lo terrible que fue que su papá saliera de su casa hace 17 años y no regresara nunca más.

Una mañana de jueves como hoy, el papá de Sebastián, Héctor Fabio, y otros 11 diputados de la Asamblea del Valle, fueron secuestrados en el corazón de la ciudad. A once de ellos las Farc los asesinó en cautiverio.
El plagio y la masacre de los diputados es sin duda uno de los hechos más dolorosos que vivió el país en el marco del conflicto. Pero fueron tantos más que nos dejaron millares de cicatrices grabadas en la geografía de un país que jamás pudo exorcizar los más crueles daños y demonios que le causó la guerra.

El martes, en el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas, miles de ellas se tomaron espacios públicos y el Congreso para recordar lo que les pasó, para pedir reparación y que acabe la polarización. Cada vez la solidaridad con ellas es menos, se nos volvieron paisaje. Qué frágil es la memoria.

Pablo Romero, policía secuestrado en la base antinarcóticos de Miraflores, vivió la atrocidad de estar enjaulado en la selva. Quizás por ello hoy piensa que siempre hay que honrar a las víctimas. “Somos los que hemos puesto las cuotas más altas de sangre y dolor y la más grande indiferencia de la sociedad y el Estado. Entonces ya que no reparan a las víctimas económicamente, al menos que su dolor quede escrito en las páginas de la historia”.

Jorge, desmovilizado de la guerrilla, dice que la manera de honrarlas es no repitiendo los hechos violentos; trabajando en asocio y fomentando espacios de reconciliación y perdón. Construir país juntos, desde los aprendido.

Fabiola Perdomo, a quien su esposo lo asesinaron las Farc, el diputados Juan Carlos Narváez, piensa que otra forma de honrar la memoria es no olvidar lo que pasó, porque olvidar es aliarse con el agresor. “Por eso son importantes los espacios de memoria, porque contribuyen a la significación de las víctimas”.

Esta mañana, la Calle Novena de Cali será renombrada como la Calle de los 11 Diputados. Pero son necesarias muchas acciones más, por los que sufrieron con la barbarie, por los que sobrevivieron. Por los resilientes. María Fernanda Penilla, directora de la Biblioteca Jorge Garcés Borrero, cuenta que preservar la memoria de la violencia vivida en el Valle es una de las prioridades de la administración departamental y que por ello, este año se tendrá un Museo de la Memoria Virtual.

Si en Colombia honráramos de verdad la memoria de nuestros muertos, quizás no habría tanto rencor anidado en las venas de un país que sufre a fuerza de tanto odiar. Si conjuráramos la rabia e hiciéramos un acuerdo nacional para convertir los insultos y las agresiones en actos de generosidad y perdón, otra historia se contaría. ¿Es tan difícil honrar la memoria con hechos de paz? 

Sigue en Twitter @pagope

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas