En Cali, sin carné, ni pío

Octubre 24, 2021 - 06:25 a. m. 2021-10-24 Por: Paola Andrea Gómez Perafan

Se nos vino el fin de año y con él una nutrida agenda de eventos que sin duda aportarán a la reactivación de la ciudad y a levantar el ánimo, tan golpeado por una larga pandemia y un paro que sacudió los cimientos del país. En Cali hay una amplia programación que incluye la Feria del Libro, ya rodando, el Festival de Música Petronio Álvarez, los Juegos Panamericanos Junior, y en diciembre, la Feria de Cali. Eso, además de los tres días sin iva, el primero de ellos programado para este jueves 28.
No en vano se tienen sembradas las esperanzas comerciales en este trayecto final del 2021, así como la perspectiva de más del 9% en el crecimiento económico del país, según previsiones de Fedesarrollo.

A esto se suma la ya reapertura total de discotecas, bares, restaurantes, estadios y establecimientos públicos, hasta ahora con aforo controlado, aunque, sin duda, muchos se pasan por la faja la norma. En sectores como San Fernando esperan que desocupen las calles que se permitieron cerrar para impulsar la venta de los restaurantes del Parque del Perro. Y en Granada y El Limonar los vecinos volvieron a protestar por el ruido y a exigir el control de decibeles.

Todo parece haber vuelto a la normalidad, excepto por un detallote: el covid no ha desaparecido y la amenaza del cuarto pico anda vivita y coleando. Que hemos bajado los índices de contagios, de mortalidad y casos de gravedad, sí. Que el regreso a la educación presencial, con el que había cierta preocupación, ha sido exitoso, también. Que una gran mayoría entendimos que había que mantener la bioseguridad, quizás.
Pero ojo, lo que se viene es una multitud tras multitud que no es para nada subestimable.

Bien lo han dicho las secretarias de Salud de Cali y el Valle, Miyerlandi Torres y María Cristina Lesmes: si no alcanzamos el 75% de la población vacunada para mediados de noviembre, no podemos cantar victoria ni andar de fiesta en fiesta. Hoy, el Valle está en 54%, y Cali, en 58% de población inmunizada. A sus voces se unió la del ministro de Salud, Fernando Ruiz, el viernes pasado en reunión con las autoridades locales, quien dijo también que las ciudades que alcancen el 75% y más del índice de resiliencia (vacunación y bajos contagios) podrán tener aforo del 100% en sus eventos públicos.

Por ahí derecho, el Ministro anunció que habrá circular especial que dé vía libre a los alcaldes que quieran exigir carné de vacunación para el ingreso a lugares masivos, tal como lo había propuesto el alcalde Ospina, a mitad de semana, lo que ‘armó el revolú’. La semana que viene estará listo el decreto que cristalice la medida en Cali.

Estoy rotundamente de acuerdo con que se exija el carné de vacunación, como ocurre con la cédula, el pase y otros documentos esenciales. Eso sí, haciendo que se cumpla la norma. Pueden pegar el grito en el cielo los gremios de establecimientos, pero no será la primera ni la última ciudad del mundo en que esto se haga. Parece que hubiésemos olvidado que esta pandemia fue una pesadilla para miles de familias que perdieron a los suyos en un abrir y cerrar de ojos.

Si bien es cierto que la vacuna no es obligación y que tampoco es garantía de no contraer covid, sí minimiza el riesgo de morir y de enfermedad grave. Si usted no quiere vacunarse está en su pleno derecho, como la ciudad en exigirle el carné, si quiere aglomerarse. Así de sencillo.

No es por asustar, pero el riesgo está ahí y no queremos tener que encerrarnos en diciembre o ver las UCI llenas en feria porque no fuimos capaces de mantener los protocolos y vacunarnos. Por eso, recordando una popular propaganda de los noventa para prevenir otra contagiosa enfermedad, propongo que el lema en lo que resta del año sea ‘En Cali, sin carné, ni pío’. 
Sigue en Twitter @pagope

VER COMENTARIOS