¿Nos tocará vacuna?

Escuchar este artículo

¿Nos tocará vacuna?

Diciembre 10, 2020 - 11:40 p. m. Por: Ossiel Villada

Mientras escribo estas líneas, las noticias en la televisión cuentan que en los hospitales del Reino Unido se corre una carrera contra el reloj para aplicar la nueva vacuna de Pfizer contra el coronavirus a unas 800.000 personas antes de que termine este año.

Y también dicen que muy seguramente en pocas horas pasará lo mismo en Estados Unidos, donde la pandemia alcanzó esta semana el pico más aterrador de mortandad: tres mil muertos en un solo día, cifra superior a las víctimas que dejaron los atentados del 11-S.

Y las noticias informan además que en Cali corremos el peligro inminente de que la situación se nos salga de control, conforme se acrecienten las aglomeraciones para compras navideñas y lleguen las festividades decembrinas, incluido un Salsódromo que congregará en un pequeño espacio cerrado a casi dos mil personas.

Tan preocupante es el panorama que, transcurridos solo 10 días del fin de año, ya hay una alerta generalizada por la posibilidad de que Cali se quede sin camas de cuidados intensivos disponibles.

Aunque algunos intentan decir que el asunto no es tan grave, los hechos crudos y tajantes están ahí: después de apostar durante tres meses continuos por la apertura de actividades, las autoridades debieron dar marcha atrás y anunciar nuevamente restricciones de toque de queda y ley seca.

Medidas que se aplicarán en un horario casi absurdo -de 1 a 5 de la madrugada, cuando los juiciosos están durmiendo y los desjuiciados ya encontraron dónde guardarse para seguir la juerga-, y que por lo mismo parecen más un canto a la bandera, una soterrada forma de lavarse las manos.

Mientras todo eso ocurre, esa luz de esperanza que muchos albergábamos sobre la pronta llegada de la vacuna a Colombia empieza a convertirse en incertidumbre.

¿Nos tocará vacuna? ¿Cuándo? No lo sabemos. Porque las noticias también revelan que el asunto no será como lo imaginábamos y es mejor empezar a tenerlo claro.

Ante todo, hay que quitarse de la cabeza esa idea de que con la llegada del 2021 pasaremos la página y todos a celebrar. Más allá de los titulares rimbombantes que da el Gobierno, lo que los expertos han dejado claro es que, si nos va bien, muy seguramente aquí solo tendremos vacunación después del primer trimestre del próximo año. E incluso, es posible que toque esperar hasta después de junio.

Esto porque el ciclo de producción masiva de las farmacéuticas apenas empieza a activarse y, a pesar de los esfuerzos de la OMS para que haya equidad en la distribución, las naciones ricas tendrán un privilegio en el acceso al medicamento.

Nada qué hacer: ‘Money talks’. Como bien dice la melodía de los Hermanos López: “Los que son, son. Y los que no, pa’ la cola”.
Por otro lado, según el mismo Gobierno, lo que ya está negociado son unos 20 millones de dosis por el mecanismo Covax y otros diez millones que se comprarán a Pfizer.

Puesto que se requieren dos dosis de este medicamento por persona, lo que está claro es que, al menos inicialmente, solo 15 millones de colombianos recibirán el ‘baloto’ de la vacuna contra el Covid-19. Otros casi 35 millones, a esperar.

¿A esperar qué? Hoy, no lo sabemos. Dicen en Bogotá que avanzan negociaciones con cinco farmacéuticas, pero no hay nada firme.

Todo esto sin contar el reto enorme de logística que tendremos para guardar y movilizar la vacuna en las condiciones de frío extremo que necesita. Y prendiendo una velita a Dios para que, en este país de ‘avispaos’, no nos llegue primero el ‘cartel de la vacuna’, antes que la vacuna.

Así las cosas, la realidad es que seguiremos un buen tiempo en esta trinchera del alcohol que quema la piel, el jabón que despelleja las manos y el tapabocas que para cuidarte la vida te roba el aire. Agotador, sí. Pero es la única forma de seguir vivos. Eso es lo que hay.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS