Escuchar este artículo

Tenemos
lo que nos merecemos

Mayo 10, 2021 - 11:45 p. m. 2021-05-10 Por: Miky Calero

Señores, lo que nos esta pasando como nación no es gratuito, obedece a un país inviable y a lo que nos hemos acostumbrado a elegir. Se nos hace normal escuchar que la corrupción se traga billones de pesos y que el sector financiero reporta utilidades también en billones. Que hay que hacer reformas tributarias para recuperar toda esa plata que sale de los colombianos para seguir sosteniendo un Estado que no es capaz de parar eso, como dice el dicho: ‘tenemos lo que nos merecemos’, tan sencillo.

Sabemos que gran parte de la plata que se roban, como en Reficar, (solo para poner uno de tantos ejemplos), es auspiciado por los políticos corruptos y que se hacen llamar honorables senadores y concejales. La corrupción pasa por las manos de ellos o por sus ojos cerrados a voluntad. Desde allí se legisla y se crean los ‘micos’ para después pasarse por la bragueta esas mismas leyes.

La contratación pública tiene una cantidad de leyes como la 80 del 1983, o decretos como el 092 del 2017 que, entre otras cosas, hablan de cómo debe hacerse para que no le metan la mano los corruptos y se usan términos como: concurso, mínima cuantía, selección abreviada, licitación pública, entre otras, pero sabemos que lo único que se consigue es que esos procesos sean lentos, llenos de burocracia que solo los hábiles conocen y eso permite que el dinero, muchas veces, termine en los bolsillos equivocados o engrosando la maquinaria electoral de esos mismos personajes que nosotros los ciudadanos elegimos para que nos representen. Por eso se habla de ‘varonesas electorales’ o caudillos que orientan a muchos de los funcionarios públicos a como conseguir esos votos necesarios para ellos seguir en el poder. Así es como seguimos en un círculo vicioso como dice el dicho ‘el perro tratándose de morder la cola’.

Mientras eso no cambie seguiremos siendo un país inviable, porque la plata de la educación, para que la gente educada no venda su voto por un sancocho, se la roban y así con la de la salud y el deporte, etc.

Todos sabemos eso, pero no hacemos nada, seguimos eligiendo a los mismos. El cambio es necesario, pero no vendrá por la fuerza bruta ni la violencia. Las manifestaciones pacíficas son un camino en las verdaderas democracias. Pero mientras tengamos el Congreso que tenemos nada cambiara, nosotros podemos ayudar a cambiar nuestro entorno para que los que están a nuestro alrededor entiendan esto, y eso solo se logra si cada uno de nosotros somos más justos.

PD: Otros dos temas fundamentales para reflexionar, es un consenso responsable y desapasionado que trataré en mis siguientes columnas:
una reforma agraria real por un campo más justo y productivo, seguridad alimentaria real. El otro es la legalización de las drogas, porque la lucha contra la ilegalidad no ha triunfado, peor, se ha agravado más.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS