Polución política

Escuchar este artículo

Polución política

Mayo 30, 2015 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Las campañas políticas sirven para mostrarnos los futuros posibles ‘servidores’ públicos y también para llenar la ciudad de polución visual, auditiva e invasiva. Se supone que estos aspirantes a cargos públicos deberían ser ejemplos a seguir, ciudadanos intachables que con su ejemplo, nos muestren el camino. Distante de la realidad, son pocos, contados con los dedos de la mano que de verdad tiene la vocación de servicio, la inmensa mayoría son corruptos y no son ejemplos a seguir.Estas campañas ahora empiezan a volver nada la ciudad, afiches pegados en todas partes, si uno se descuida se los pegan en la cara, vallas, perifoneos etc.Recuerdo que en la campaña pasada me pareció curioso que inclusive los candidatos del Partido Verde que se supone tienen conciencia ambiental, también cayeron en el juego y polucionaron las calles con sus afiches y en cuanto poste encontraron pegaron el suyo.En el barrio San Fernando está la sede de Dilian Francisca Toro hace ya más de un año, cuando ella regresó, que anunciaron con bombos y platillos ‘Dilian libre’ la celebración en su sede duró hasta la madrugada y al otro día la calle quedó llena de basura, botellas vacías, serpentinas y platos plásticos con restos de comida, qué tristeza. Las fiestas continúan hasta ahora y todo el día la cuadra está llena de carros con policías y guardaespaldas, imposible parquear, se tomaron todo el sector, ¿será que por ese tipo de personas irrespetuosas es por quien debemos votar? Me pregunto. De verdad ser vecinos de ciertas sedes políticas es un dolor de cabeza.Pero lo más tenaz de todo es la cantidad de mentiras y frases de cajón que dicen esos afiches o vallas, todos dicen que con ellos o ellas las cosas sí van a ser diferentes, ¿diferentes a qué? Eso si no lo dicen. Hablan de la seguridad, de la educación, de la salud, pero cuando va uno a ver sus propuestas no ofrecen nada diferente, las mismas mentiras y promesas que nunca se cumplen, que tristeza que la política se haya desprestigiado tanto y solo produce asco. Pido desde esta columna a los próximos ‘candidatos y candidatas, mujeres y hombres, niños y niñas’ como diría Angelino, que por favor no nos polucionen la ciudad con sus basuras y sus mentiras, ¡por favor respeto!Como lo dije antes son pocos, muy pocos, los que de verdad merecen nuestro respeto y que sus intenciones y capacidades son demostrables. Por eso hay que estar pilas y alertas para que contribuyamos a derrotar las maquinarias políticas corruptas y elijamos personas que tengan vocación de servicio y no necesiten enriquecerse con el erario público. Venimos de una buena administración municipal, no la vamos a embarrar echando para atrás, al buen entendedor pocas palabras.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS