Platos rotos

Febrero 20, 2016 - 12:00 a. m. 2016-02-20 Por: Miky Calero

¿Quién debe de asumir la responsabilidad de los platos rotos? ¿Por qué el colapso de las vías del sur? ¿Quién es responsable de la mala planeación? ¿Será que las constructoras que gestionan permisos y les son concedidos deberían haber previsto eso? ¿Por qué cuando venden sus proyectos ‘verdes’ no les advierten a sus compradores? Además si te venden un proyecto donde te dicen que está rodeado de naturaleza y después siguen construyendo y acabando con lo que supuestamente te vendieron, ¿no son ellos responsables y las curadurías que lo permiten? ¿Por qué ahora se ‘sataniza’ a esos propietarios por querer conservar lo que compraron? ¿Por qué ahora quieren modificar el POT que protege el humedal Zanjón del Burro y el Lago de la Babilla? ¿Por qué se siguen otorgando permisos de construcción? ¿Será para favorecer a unos pocos terratenientes en contra de la calidad de vida de cientos de miles? ¿Tiene la Administración Municipal responsabilidad?Ahora resulta que los platos rotos los tienen que pagar los señores Guatines, los Lora, los Armadillos, los Felinos, los Monos y las Monas… la flora y la fauna son los que terminan pagando, qué tristeza. Cortar con un corredor por donde transitan los animales en busca de comida, en busca de aparearse, es un crimen ecológico, como el que se hizo al acabar con las madres viejas del río Cauca, no señores no es posible que viendo lo que está pasando con el cambio climático sigamos pensando en remplazar ‘verde’ por ‘gris’, el color del cemento que es uno de los causantes del calor sofocante y la pérdida del agua. Al contrario hay que restablecer un pedazo de ese corredor verde que un irresponsable constructor intervino.Además, que hacer esa prolongación por la Calle 113 es un muy pequeño pañito de agua tibia y el daño, monumental. La soluciones para ayudar a mitigar un poco lo que padecen los residentes del sur deberían ser donde realmente suceden los trancones, en la Quinta. Qué sé yo, ¿puentes elevados, viaductos, hundimientos? Allá ya se afectó lo verde que existía y no se harían más daños ambientales. ¿Será que por ahora mientras se soluciona de verdad el problema deberían suspender las licencias de construcción? ¿No es eso coherente? ¿No deberían crecer las ciudades hacia arriba en vez de seguir regándose irresponsablemente? Los humanos estamos proliferando a un ritmo que no es sostenible, ¿no será mejor hacer campañas de verdad contundentes para concientizarnos sobre el control de la natalidad? Somos una especie devastadora y nada que hacemos conciencia y mientras eso suceda quien pagará los platos rotos serán las otras especies y la flora que no hace otra cosa que darnos vida a los que la destruimos. ¿Mmm? ¿Hasta cuándo nos tendrá paciencia?

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS