Matrimonio democrático

Escuchar este artículo

Matrimonio democrático

Diciembre 23, 2019 - 11:45 p. m. Por: Miky Calero

Esto que voy a decir aquí es mi humilde y personal opinión, no pretendo convencer a nadie de nada, no voy a fundar una religión ni tampoco es un tema político, ni a atacar al Centro Democrático (mejor les mando saludos a mis buenos amigos de ese movimiento religioso, ve perdón político).

Voy a tocar un tema un poco complejo, el matrimonio, concubinato, unión libre o como se le quiera llamar, al compromiso entre dos personas, del mismo sexo o mujer y hombre que deciden ser pareja.

Definitivamente el matrimonio es bastante antidemocrático y muchas veces fomenta la dictadura. Entre dos opiniones distintas, no hay mayoría para tomar decisiones difíciles. ‘Es blanco, mi amor ’ no ‘yo tengo la razón, es beige ’ es lo que suele suceder, y allí ¿qué? No hay un tercer voto para resolverlo por la vía concertada. ‘El control del televisor me toca hoy a mí’ y vuelve y juega, ‘no a mí’, termina apagado el aparato porque no hubo acuerdo o se ‘ve lo que yo diga.’

‘Yo quiero hoy de aquello’, ‘pues yo no’. ¿Quien tiene la razón? Y así muchos casos de la vida rutinaria de las parejas. Que si espaguetis con Chicharrón o paisaje con arbolitos de brócoli, decisiones difíciles de tomar, ¿si o qué?

Por eso yo propongo que se pueda conformar una junta directiva impar para ayudar en el menester. Junta que en momentos de no poder llegar a una decisión pueda intervenir por votación, como en las democracias o en las compañías, darle un manejo más empresarial.

Pero allí viene un problema mayor, ¿cómo elegir a esa junta o consejo directivo?

En el caso mío yo quisiera que fueran mis amigos, el Enano Poncho, Pichón de Gorila y Tutanacamon, tres, impar, fácil. Pero pensándolo bien sería una pésima escogencia porque esos ‘amigos’ seguramente le darían siempre la razón a mi mujer solo para después reírse de mi cara de sorpresa. Bueno tampoco sería bueno que fueran tres amigas de ella ya que por solidaridad de género (ellas sí lo tienen) yo llevaría las de perder. Otra manera sería por votación baloto, amigos y amigas de ambos con papelitos, se hace una reunión, almuerzo o comida, con varios de ellos y en la media del café en la entrada, que depositen sus nombres y de allí escoger tres democráticamente.

Surge otro problema, que con el calor de los vinos terminen gustándose mis amigos con sus amigas y vuelve y juega, más parejas con nuestro mismo problema.

Mejor dicho, deje eso así, ya decidí, ella tiene la razón y listo, el mejor estado. Ellas suelen tomar mejores decisiones y ¡punto!

Perdón a todos mis lectores de este año, si los ofendí por mis desacertadas opiniones. Feliz navidad y un próspero año nuevo para todos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS