Escuchar este artículo

La coca
no mata

Mayo 24, 2021 - 11:45 p. m. 2021-05-24 Por: Miky Calero

La hoja de coca no es el problema, ni siquiera la cocaína… Es realmente el negocio que hay detrás, la ilegalidad que lo convierte en algo tan lucrativo y perverso. Al contrario, la hoja de coca es súper medicinal y ancestralmente ha sido utilizado por siglos por los habitantes de nuestro continente. La cocaína también es usada en algunos casos como medicinal, la Coca-Cola empezó como un remedio para aportar energía y se dice que tenía en sus comienzos, coca entre sus componentes, a pesar que la compañía siempre lo ha negado.

Yo me quedo aterrado cuando veo tantos de mis amigos condenando al narcotráfico y los cultivos de coca y lo primero que hacen cuando se enrumban es meterse el polvo ‘mágico’ por la nariz y trago a la lata.
Somos una especie de doble moral y tan proclives a rasgarnos las vestiduras.

Nunca he entendido por qué los EE.UU., siendo la potencia mundial más grande, sigue siendo el mayor consumidor de cocaína. Tiene toda la tecnología, radares, embarcaciones, aviones, drones, satélites, y todos lo juguetes pero no son capaces de parar el tráfico y la entrada del alcaloide a sus fronteras, ¿será que son parte del negocio?, me pregunto. Por qué será que cuando los narcotraficantes son aprendidos sus condenas son reducidas con tal de que entreguen sus bienes y su plata al estado, suena incoherente, será que todo se trata de plata y no del daño que la droga haga al ser consumida… doble moral chinos, doble moral.

¿Por qué será que somos los colombianos los que tenemos que ser estigmatizados por producirla y no los gringos por metérsela? Me pregunto, ¿por qué nosotros ponemos las víctimas y ellos las narices? la pobreza que el negocio ilegal deja, ¿por qué, por qué, nosotros y no ellos? ¿Por qué tenemos que rociar nuestras selvas y el campo con glifosato y por ahí derecho contaminar nuestro medio ambiente, ¿por qué? No entiendo.

En mi opinión, ese negocio debería ser legalizado y que las jugosas utilidades se inviertan en hacer campañas de prevención y educación, y promover otro tipo de cultivos donde los campesinos tengan ingresos dignos y no provenientes de la ilegalidad. Recuerden lo que pasó cuando se legalizó el licor, (que finalmente produce más violencia que cualquier otra cosa) se acabó la ilegalidad y la muerte que la acompaña.

Lo ilegal nunca se acabará por la fuerza, llevamos décadas y ningún gobierno mundial ha podido hacerlo, ¿no será el momento de cambiar de estrategia?

Somos un país de los más pobres y desiguales, un congreso cargado de corrupción, unos funcionarios públicos que utilizan los recursos de nuestros impuestos para fines electorales, un agro descuidado y un narcotráfico ilegal que nos ahoga en sangre, no será mejor intentar cambiar eso y así poder volvernos más viables y tener más oportunidades para que muchas más personas salgan de la pobreza y logren unas vidas más dignas y no solo unos pocos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS