‘Gracias a la vida’

Escuchar este artículo

‘Gracias a la vida’

Julio 20, 2020 - 11:45 p. m. Por: Miky Calero

‘Que me ha dado tanto, me ha dado la risa y me ha dado el llanto, así yo distingo dicha de quebranto…’, canta y sigue cantando Mercedes Sosa (letra de Violeta Parra). Esa bella letra de esa canción me inspiró a escribir esta columna, gracias Maestra.

Hay un refrán que dice, ‘a uno no le quitan lo bailao’. Realmente lo único que importa es lo bueno que pueda uno pasar en el tránsito por esta bella vida terrestre.

Tengo tanto para agradecer y expresarlo, que tendría que solicitarle al director de Opinión de este diario (gracias por darme este espacio por más de 10 años) que me dé una columna diaria y más.

Gracias por haber podido aprender a volar y pilotear. Gracias por tantas inmersiones buceando en distintas aguas pacíficas y caribeñas maravillándome por tanta belleza en las profundidades. Gracias por poder navegar y entender el viento en las muchas horas en la mar.

Agradezco la bella familia que tengo y todos los amigos y amigas con quienes he gozado tanto.

Gracias a las mujeres que han compartido partes de sus vidas con partes de la mía y me han dado dos hermosos hijos, Andreíta y Juaco.

A los compañeros y compañeras de cuatro patas que me han y me siguen acompañando diariamente, incondicionalmente manifestándome su alegría sin juicio, gracias.

Tengo tanto agradecimiento con la vida y todo la que me ha dado.
Muchos años detrás de la lente de mi cámara produciendo cientos de miles de fotografías y de esa bella profesión derivando el sustento y el goce de crear.

Gracias a las muchas búsquedas espirituales y todas las terapias he podido entender muchas cosas y otras que siguen siendo un misterio, pero agradecido por ser parte de él.

A la gente con quien he compartido los múltiples trabajos y mis colaboradores con quienes he tenido momentos de frustración pero también de realización, gracias y más gracias.

A los que piensan que esto parece una carta de despedida, ¡pues no!, quiero seguir viviendo mucho más y con la excelente salud que he tenido durante estos 64 años de vida.

Tengo un buen amigo del alma que cruzó hacia el misterio hace dos días, y eso me ha puesto a pensar que lo verdadero valioso en la vida es de lo que uno puede estar agradecido.

Atrás quiero dejar las quejas y las rabias, atrás quiero que queden las envidias y la ‘mala leche’.

Como dijo el gran maestro Facundo Cabral, “tu mejor activo es el tiempo”. “Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida”. “Este es un nuevo día para empezar de nuevo”.

***

PD. ¡Buen viaje Ñaño, súper boy!

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS