En extinción

Escuchar este artículo

En extinción

Mayo 11, 2020 - 11:45 p. m. Por: Miky Calero

A la especie humana le tocó su turno, después de provocar la extinción de muchas especies, está contemplando su propia extinción. No hay ninguna probabilidad, (a no ser que cambiemos de rumbo), que podamos sobrevivir como especie.

Primero, la sobrepoblación está llegando a su límite y no existen tanto espacio y recursos naturales para sostenernos en este planeta.
Segundo, la manera como estamos arrasando con la naturaleza, los ríos, los bosques, los mares, para acumular riqueza en los bancos, no es sostenible.

Tercero, la agricultura industrial que no le da cabida a la agricultura orgánica social y sostenible. Puede generar unos desabastecimientos y hambrunas en distintos sitios y eso llevará a la muerte de muchos, para no hablar de la violencia desatado por millones de humanos buscando comida.

En este tercer punto quiero hacer algunas reflexiones. Mientras las ‘potencias mundiales’ o mal llamados países del primer mundo, sigan subsidiando su agricultura para inundar a los países del ‘tercer mundo’ con sus productos, la cosa está mal. Eso ha hecho que los ‘países pobres’ hayamos descuidado nuestros campesinos, nuestro sistema de ser autosuficientes. Dependemos que los barcos, los aviones, y los camiones nos traigan los alimentos de otros sitios. Ambientalmente eso tampoco ayuda porque son millones de galones de combustible fósil quemado y contaminando nuestro aires.

Nuestra agricultura industrial tampoco ayuda. Muchos de esos agricultores reciben la mayoría de subsidios y beneficios tributarios, tiene las mejores tierras e infraestructura, van dejando en desventaja a los pequeños agricultores. Muchos de esos productos terminan siendo exportados para seguir con las políticas de apertura y tratados de libre comercio. Una parte del azúcar producida en Colombia es exportada para no hablar de otros productos como las flores y el café. Se vuelve un círculo vicioso.

Pero lo que pretendo con estas reflexiones no es generar acusaciones sin proponer soluciones. Hago un llamado a todo el sector agrícola de nuestro país a hacer conciencia de esto, que nos podemos estar ‘clavando nosotros mismos la puñalada’.

Es hora de pensar en grande y colectivamente, de transformar el agro colombiano para que podamos volver a ser autosostenibles y no depender de que la comida llegue de otras partes. Cuando vuelva a pasar algo parecido como lo del coronavirus u otra catástrofe que no permita a esos alimentos llegar a nuestro país y a nuestras mesas, no nos coja con los ‘pantalones abajo’.

De esta pandemia y este llamado de atención tenemos que aprender algo y no hacernos los ‘de la vista gorda’. O cambiamos o nos extinguimos, porque el oro y el petróleo no se comen, y mucho menos los billetes acumulados en nuestros bancos.

Por favor cambiemos, pensemos en colectivo, por nuestros hijos y nietos, siete generaciones adelante como hacían nuestro antepasados indígenas.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS