Desplazados

Desplazados

Septiembre 06, 2016 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Hace poco me contactó una persona que se identificó como desplazado, Guillermo me pidió si podía darle unos minutos, lo invité a mi oficina y allí me relató su historia.Nació en Tuluá y estudio en un buen colegio. Durante su niñez y adolescencia disfrutó de la vida en el campo en una finca cafetera de su padre, en la vereda de San Pedro. Finalmente fueron desplazados primero por la guerrilla y después cuando pudieron volver llegaron los paramilitares por lo que tuvieron que salir en huida. Se vinieron a vivir a Cali, papá, mamá y tres hermanos, logrando conseguir una casa alquilada en el pueblo de Pance.Guillermo logra hacer un par de semestres de arquitectura pero cuando muere su padre, que no pudo hacerlo en su tierra, tiene que salirse de la universidad porque la situación económica no dio para más. Hace todo tipo de labores para ayudar a sostener a su mamá que está enferma y a su hermana con su hija. Durante todos estos años sigue intentando recobrar la finca que actualmente está ocupada por cinco familias distintas a pesar que tiene los títulos de propiedad en regla.Logró que el gobierno le diera el estatus de desplazado, programa del cual recibe ocasionalmente una miseria, supuestamente para pagar arriendo. Hace ya varios meses que no recibe nada y sigue buscando que hacer laboralmente, ya es un adulto mayor por lo cual es más difícil. Actualmente vive con su familia, (que entre otras, su madre está cada día más enfermita), en casa de un amigo. Allí prepara unos calados que aprendió a hacer de su abuela e intenta venderlos a sus amigos pero como no tiene Invima no lo puede hacer en almacenes formales.Seguramente como este caso hay millones, somos un país campeón en desplazamiento debido a una guerra absurda… Qué tristeza. Pero lo más triste es que no solo el desplazamiento ocurre en estratos bajos también sucede como en este caso en personas que tienen alguna educación formal. ¿Hasta cuándo personas tienen que huir de su tierras por el enfrentamiento entre todo tipo de actores armados y no armados, porque mucho de la apropiación de tierras es con la bendición de políticos y empresarios corruptos?Es tan fácil criticar y asumir posiciones de rechazo desde nuestras cómodas casas y clubes sociales, pero la verdadera tragedia de muchos colombianos, no las vivimos unos pocos, que somos los que nos quejamos. Yo quedé tocado con esta historia, nunca antes había conocido personalmente un desplazado, intentaré ayudar en lo que pueda a este buen hombre y si alguien que lea esto quiere también aportar ideas, bienvenidas, por favor háganlo por este medio.P.D. Sobre la lagartija y el Panasonic, ya radiqué exitosamente mi queja a la superintendencia del consumidor, es fácil en la página web, les estaré contando.

VER COMENTARIOS
Columnistas