CVC, nuevos vientos

Escuchar este artículo

CVC, nuevos vientos

Febrero 03, 2020 - 11:45 p. m. Por: Miky Calero

En un mundo donde cada vez es más evidente que el manejo del medio ambiente y el cuidado de los recursos naturales no ha sido el adecuado, el comportamiento individual es muy importante. Cada uno de nosotros tiene que cambiar sus costumbres por unas más amigables con el planeta.

Pero la responsabilidad principal recae en las autoridades ambientales que tienen que controlar y vigilar el manejo que las industrias, empresas y constructoras hacen de sus procedimientos. Es allí donde se cometen los mayores pecados en la destrucción y contaminación del aire, el agua y la tierra. En el afán de mostrar resultados internos y a los inversionistas, es donde se pierde la conciencia y se obra mal, poniendo en riesgo los recursos vitales para la supervivencia.

La CVC y el Dagma, como las autoridades ambientales de nuestro departamento, tienen esa gran responsabilidad, y en mi opinión personal tienen que dar un timonazo grande porque el rumbo se está extraviando.

Nunca una corporación autónoma tiene que convertirse en un fortín para devolver favores electorales. Ni mucho menos ser amiga del poder económico y político. Tiene que mantener una independencia para tener las garras de sancionar y corregir lo que se hace mal.

En muchas ocasiones se favorecen los intereses personales y no los colectivos, lo que digo a través de los micrófonos de Oye Cali, “piensen primero en sus nietos”.

La principal industrial del Valle es su caña, y de eso vive mucha gente del departamento; la industria es necesaria, pero hay que hacerlo con responsabilidad ambiental real y no con pañitos de agua tibia. La CVC tiene que tener la autonomía para ejercer su autoridad… cómo es posible que se siga quemando caña con la afectación tan grande al cambio climático y a la flora y fauna.

Tuve la oportunidad de conversar con el nuevo director, el señor Marco Antonio Suárez, y me gustó su enfoque, ya que él habla de no más a la ‘infraestructura gris’, obras civiles de cemento y llegó la hora de la ‘infraestructura verde’ dándole más importancia al cuidado de lo verde de la naturaleza. Estoy muy optimista de este nuevo enfoque y creo que llegó la hora de que la entidad encuentre su verdadera vocación. El cuidado de los recursos naturales que pertenecen a nuestros hijos y nietos.

PD. Un querido vecino de mi oficina, el señor Carlos Alberto Ortiz, me comentó que en un vuelo hacia Tumaco en una de las nuevas aerolíneas de bajo costo, los hicieron devolver en el aire para Cali y después en el regreso que por itinerario el vuelo salía a las 6; ya montados en el avión les dijeron que no podían despegar porque los bomberos ya se habían ido, protestaron, no se bajaron y el avión tuvo que arrancar… ¿Será sabotaje de las otras aerolíneas y la aeronáutica civil para entorpecer y sacar a la competencia, mmm, me pregunto?

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS