Crónicas de islas II
((blockContentFlag)) ((blockContentType))

Escuchar este artículo

Crónicas de islas II

Febrero 15, 2021 - 11:45 p. m. 2021-02-15 Por: Miky Calero

El 22 de diciembre 2020 escribí mi primera crónica y hoy 16 de febrero quiero escribir sobre cómo va la situación allá, ya casi dos meses después. Empiezo por San Andrés donde he tenido la oportunidad de ir varias veces en calidad de misión humanitaria. Ya los efectos devastadores del huracán Iota cada vez son menos visibles y todo trata de volver a la normalidad. El turismo ha ido retornando poco a poco, obviamente el ‘todo pago’ que no necesariamente irriga los recursos soñados porque la mayoría de esa plata le queda a los grandes operadores y no genera el consumo de las ofertas que los pequeños y los raizales de la isla ofrecen.

En ese bello archipiélago, el Gobierno Central se ha quedado corto en hacer una presencia real en beneficio de la mayoría y ha favorecido estos operadores que ni siquiera pagan impuestos ni Industria y Comercio en la isla sino que lo hacen en el continente, mientras que los pequeños hostales tiene que cumplir con todos los requisitos, sin ninguna compasión. Una competencia desigual.

Respecto a la infraestructura de saneamiento básico, como alcantarillado y tratamiento de aguas residuales, tampoco pasa nada, un alcantarillado colapsado y un tubo emisor que ni siquiera cumple con lo requerido que son 2300 metros (tiene solo 600). No cumplen tampoco con la obligación de tener una Ptar para entregarle las agua negras sin tanta contaminación al mar. No pasan de promesas el gobierno de turno y unos arrogantes funcionarios capitalinos en pantalones y camisas marcados con emblemas de un gobierno inexistente que llegan a la isla a prometer y a viaticar.

Sobre el basurero a cielo abierto de nombre Magic Garden (Jardín Mágico) hay ‘mucha tela de donde cortar’ pero eso lo dejaré para mis próximas crónicas ya que esta semana va Mr. President (lo escribo en ingles que es más la lengua madre de los isleños) a inaugurar una planta de aprovechamiento de residuos para transformarlos en energía, proyecto que lleva varias décadas desde la época de Simón González haciéndose, con miles de millones perdidos. Veamos a ver si en esta ocasión ya entra en funcionamiento, ojalá así sea, eso es lo que deseamos todos los que amamos esas islas.

Sobre la naturaleza, la flora y la fauna, que sufrió tanto durante el huracán, ya está en igual recuperación que la vida subacuática, esas son buenas noticias. Deberíamos aprenderle a la naturaleza algo sobre lo que es el verdadero balance.

PD. Aprovecho este espacio para agradecerle a la nueva Aerolínea GCA por la ayuda brindada para poder llegar con misiones humanitarias a la isla, también a la Fundación Blue Índigo. A los turistas que están pensando ir a ese bello destino, háganlo que lo que describo aquí todavía no es tan perceptible a la vista, es una bomba de tiempo que en cualquier momento va a estallar. Consuman local y así ayudan a nuestros hermanos isleños. Love You SAI.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS