Conciencia planetaria colectiva

Conciencia planetaria colectiva

Junio 04, 2011 - 12:00 a.m. Por: Miky Calero

Con unos amigos raizales de San Andrés construimos un basurero en las playas del sur de la isla que eran contaminadas sin compasión por residentes y turistas. Los fines de semana íbamos a recoger sus desechos en frente de ellos y al cabo de unos meses la situación empezó a mejorar. Un día un contratista inconsciente que arreglaba la carretera se deshizo del basurero y todo volvió a lo mismo, los bañistas decidieron nuevamente dejar sus pañales, botellas, plástico y desechos de comida en la arena.En el proyecto ‘Cali Ciudad de las Aguas’ no fue a través de tutelas o derechos de petición que conseguimos los resultados deseados para la recuperación del río Cañaveralejo. Se logró por medio de procesos de aproximación pacífica con todos los posibles actores que pudieran participar en el proyecto. Hoy en día, después de tres años, la comunidad, de la mano de diferentes fundaciones, entidades gubernamentales y amigos verdes, podemos anunciar que el río va en camino de su recuperación y sus riberas se convertirán en corredores culturales y de sano esparcimiento. Replicaremos este ejemplo en los otros ríos que atraviesan Cali. En Siloé, por medio de actos tan sencillos como pintar las fachadas de blanco, la fundación Sidoc logró que muchos muchachos de pandillas rivales se unieran para fabricar las pinturas que se utilizarían en el empeño. Ahora no sólo Siloé luce más bella, sino que hay más paz en sus calles y un gran espacio para que se reúnan sus habitantes.En México de los años 60 una mujer barraca y consciente de nombre Regina lideró un proceso de resistencia pacífica con los estudiantes del Distrito Federal, y años después el Movimiento Indígena Maya Zapatista logró derrotar al gobierno autoritario del PRI que se había atornillado en el poder por más de 70 años, cometiendo todo tipo de atrocidades. Sin papas bombas ni capuchas, sólo con una marcha pacífica, pero decidida y contundente, Regina sacrificó junto con 400 más su vida para abrir el camino del cambio que su gente tanto anhelaba.Estos ejemplos nos muestran que la única manera de mejorar las cosas es cuando hacemos conciencia, actuamos y contagiamos a más personas para que haya un cambio colectivo hacia un mejor futuro. La paz duradera sólo se logra por medio de la educación y la cultura, no por la represión. Llegó la hora de la acción. Sólo a través de una conciencia colectiva se puede lograr la paz y la convivencia dentro de nuestros pueblos ancestrales.P.D. Gracias a Alberto Rus Buenfil ‘subcomandante Coyote’ y Antonio Velasco Piña por visitarnos desde México, gracias por compartir sus sabios conocimientos sobre este nuevo despertar planetario.

VER COMENTARIOS
Columnistas