Cazando viento

Escuchar este artículo

Cazando viento

Marzo 16, 2020 - 11:45 p. m. Por: Miky Calero

“Vamos a ceñir las velas para cazar el viento” es lo mejor que puede oír un marinero.

La vida es similar a navegar a vela, hay que saber interpretar el viento, saberlo cazar.

Paciencia: para esperarlo, pero también buscarlo para encontrarlo y saber en qué posición colocar la nave.

Confianza: en las noches y en la oscuridad, sin ver nada distinto a las estrellas saber con certeza que todo adelante esta despejado, ¡navegar con mucha confianza!

Humildad: en el medio del mar es donde uno se da cuenta lo pequeño que se es… todas las ínfulas quedan atrás.

Alegría: cuando los delfines viene a jugar con la proa del barco, mamás con sus crías saltan y juegan con el agua que desplaza la embarcación, total alegría, ¡pa’ que más!

Escribí esta reflexión a mi amado viento, ¡viento del alma, llévame al altar!


Déjame cazarte

Sé que vienes por Barlovento, por favor busca mis velas.

Cíñete a ellas y empuja mi barco, solo tú puedes hacerlo.

En la paciencia te busco y en la prisa te encuentro y te contemplo.

Por Sotavento te dejo junto a las aguas ya recorridas que entran por la proa.

Ese casco que se desliza y juguetea con los delfines saltarines.

Oh viento, aliado de los navegantes que en ti encontramos sabiduría.

En la popa el timonel que marca el rumbo y en el cielo las estrellas mostrándolo.

Vienes cuando quieres y te vas silbando sin decir adiós.

Cuando las velas flamean es porque: es porque no te estás dejando cazar.

A babor agua, a estribor más, al frente el destino, y atrás el que ya no lo es.

En la larga noche de romper el agua, el amanecer ilumina un día más.
En la mar que no tiene final.

Oh viento aliado mío, déjame cazarte.

***

Posdata.
En momentos de tormentas como las que estamos viendo actualmente es importante no dejar que el miedo nos llegue. Es un momento de cambio, de cómo nos comportamos los de nuestra especie. Así que por favor no dejemos que nos invada la paranoia, es la manera de control de los poderosos, ‘¡calma, que no cunda el pánico!’.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS