400 inodoros

400 inodoros

Diciembre 10, 2018 - 11:45 p.m. Por: Miky Calero

Leí una noticia (no sé si es ‘fake news’ como les dicen ahora a las millones de noticias falsas en las redes), que el Príncipe árabe que viajó a la cumbre de presidentes en Argentina exigió que los 400 inodoros del hotel, donde él y toda la delegación que lo acompañaba iban a quedarse, fueran cambiados por nuevos. Me puse a investigar las excentricidades de estos árabes con sus riquezas gracias al petróleo, fortunas que ni las podemos contar nosotros los mortales comunes y corrientes.

Una de las cosas que encontré son los caprichos de Alwaleed Bin Talal, el jeque que bañó su avión en oro. El Príncipe de Arabia Saudí demandó esta semana a ‘Forbes’ por infravalorar su fortuna en 20.000 millones de dólares, bañó en oro su avión A-380 y posee 300 vehículos. Uno de los caprichos más famosos del Príncipe es su nuevo jet privado, que consiste en diseñar a su gusto el avión más grande jamás creado, el Airbus A-380. Este avión dispone de 551 metros cuadrados divididos en dos cubiertas. La nave dispondrá de cine, jacuzzi, gimnasio, sala de oración, garaje para dos Rolls Royce, y alrededor de veinte habitaciones con baños individuales. El aparato costará cerca de 500 millones de dólares incluyendo el baño de oro a todo el exterior del avión.

Qué tal esta otra: Sheikh Hamed Dalmook Al Maktoum es parte del equipo de Emiratos que compite en la cita planetaria juvenil que se realiza en el balneario de Santo Domingo, Chile.

Su llegada al Parque RKF fue a lo ‘rockstar’, digno de pertenecer a una familia multimillonaria, ya que arribó en helicóptero.

Para los días de competencia, él y su delegación contarán con un recinto especialmente fabricado para ellos en cerca de 1800 metros cuadrados.
Este recinto será usado por todos los miembros del equipo árabe, aunque tendrá sectores restringidos que sólo podrán ser ocupados por el príncipe y sus cercanos.

El lugar cuenta con una carpa gigante, terraza, living, comedor, dormitorios, baños, sala de rezos, entre otros. Y no es lo único. Además tiene en su interior cuadros y esculturas de lujo. Tal como si fuera su casa, pero la verdad sólo será utilizado un par de días.

Al mismo tiempo leí esto: más de 800 millones de personas pasan hambre en el mundo. Y más de veinte millones pueden morir de forma inminente. 8500 niños mueren de hambre cada día. Es decir, uno de cada nueve habitantes del planeta.

Los pobres del mundo dedican el 70 por ciento de sus ingresos a comprar alimentos. Una subida de los precios del arroz, el trigo o el maíz representa una rápida amenaza de muerte para ellos. Los pobres son las víctimas de un juego global con el que otros se enriquecen: la especulación en Bolsa.

Señores, ¿qué será que hicimos mal? ¿Qué pasa con nuestra especie?

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas