Escuchar este artículo

Todo en orden

Octubre 20, 2021 - 11:50 p. m. 2021-10-20 Por: Medardo Arias Satizábal

Quienes han sostenido por muchos años la teoría de una conspiración terrorista disfrazada de socialismo para tomarse el Cono Sur y parte del mundo, empiezan hoy a ser reconocidos en su verdad, cuando los acontecimientos del mundo señalan que sí, en verdad, Cuba y Venezuela fomentan con dinero del narcotráfico la desestabilización de naciones democráticas en el sur de América, y todavía les alcanza para estirar el brazo hasta España donde, así lo demuestran los hechos, el movimiento Podemos de Pablo Iglesias Turrión ha recibido fuertes inyecciones en euros para instaurar ahí un gobierno populista, con un ancla muy fuerte en los desesperados, en los sin techo.

Las declaraciones del otro día jefe de inteligencia de Venezuela, un personaje al que llaman ‘El pollo Carvajal’, son apenas la punta del iceberg, cuando faltan todavía las confesiones de Álex Saab, el millonario barranquillero que no está en el ánimo de pasar el resto de su vida en una prisión en Estados Unidos y, de acuerdo al sistema judicial de esta nación, se acogerá seguramente a la rebaja de penas después de divulgar parte de lo que sabe con respecto al entramado Cuba-Venezuela.

Lo que no parece real es que estas dos naciones destinen millones de dólares y euros a otros países, con una retorcida intención política, mientras sus naciones viven en el hambre y la miseria. Valdría pensar quién está detrás de este plan macabro: ¿Rusia, China?

Colombia es una nación que siempre ha interesado a la izquierda internacional, por su posición en el continente. País rico en recursos naturales, en talento humano, en fuerza de trabajo, no ha sido destruido ni doblegado no obstante todos los esfuerzos que se han hecho por arrodillarlo.

Lo del café y el petróleo es hoy apenas una canción. Colombia es una verdadera mina de oro para el narcotráfico internacional que tiene aquí su base para producir coca, marihuana, amapola y dos mares para exportar. La guerrilla colombiana inició tareas con los carteles en la modalidad de guardianes de cultivo y laboratorios en la selva inexpugnable. Un día pensaron que ser guachimanes de un negocio tan próspero era una bobería y se hicieron socios y capos.

La conjura narcoterrorista se dictó, es claro, desde el famoso Foro de Sao Paulo y obedece a un plan que es posible ver en los recientes hechos vandálicos de Colombia y Chile; se demostró ya que grupos como la autodenominada Primera Línea, recibieron financiación del Eln, y apoyo abierto de personajes como Gustavo Bolívar, quien recogió dinero para dotarlos con ‘elementos de seguridad’.

Solo anteayer, Carvajal dijo en España que el movimiento político de Petro también recibe ayudas financieras de Cuba y Venezuela, en efectivo y a través de valija diplomática.

Como era de esperarse, Petro dice que no conoce a Carvajal; tampoco a Saab. Y claro, estos acontecimientos no hacen más que confirmar lo que el expresidente Uribe ha repetido hasta el cansancio: la presencia en nuestro país del castrochavismo, algo que sus opositores políticos juzgaban como un espejismo, un sofisma de distracción.

Pues aquí están los hechos y lo que falta hasta el inicio de las próximas elecciones donde, sin duda, las confesiones de Carvajal y de Saab van a incidir de manera decisiva en el resultado.

La ‘derecha’, el partido conservador colombiano, el Centro Democrático, no lo pidieron. Todo se está dando de una manera natural, espontánea y, si queremos, providencial. Un viejo adagio aseguraba que “nada hay oculto entre cielo y tierra”. Pues, lo que va a destaparse pondrá todo en su lugar. Cada uno quedará en sus platas y quizá Biden se anime a restablecer la democracia en este lado del mundo donde chafarotes como Maduro, Díaz-Canel y Ortega mantienen a sus pueblos en la oscuridad y el dolor sin que nadie llegue a redimirlos.

Las elecciones en Nicaragua, con toda la oposición en la cárcel, son una vergüenza.
Sigue en Twitter @cabomarzo

Obtén acceso total por $4.700/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS