Furor de Bielas

Furor de Bielas

Julio 31, 2019 - 11:50 p.m. Por: Medardo Arias Satizábal

La victoria de Egan Bernal en Francia, quien lo duda, es la acumulación de la historia ciclística de Colombia, donde este deporte es religión en regiones como Boyacá, Cundinamarca, Antioquia, Valle del Cauca; ahora también en los Llanos Orientales.

En diálogo con mi hermano Hernando, quien define este triunfo como "el doctorado del ciclismo colombiano", recordábamos los buenos tiempos de la Vuelta a Colombia; no conocimos las hazañas de Ramón Hoyos Vallejo, pero él está al inicio de esa saga con su bicicleta que a veces llevaba al hombro en tramos de barro y piedra.

Muchos de los héroes del pasado hubieran alcanzado fortuna en Europa si los hubiera arropado el profesionalismo de hoy. Hablo de Efraín Forero, de Jorge Luque, Pajarito Buitrago, Alvaro Pachón, El Ñato Suárez, Rubén Darío Gómez, El Tigrillo de Pereira, Pedro J. Sánchez, El León del Tolima, Carlos Montoya, Jaime Galeano, La Bala Luis H. Díaz.  Esos tiempos en que Martín Emilio ‘Cochise’ Rodríguez era el cacique del ciclismo colombiano, con el patrocinio de Wrangler Caribú. Abrió el camino en Europa, al ser contratado por la Bianchi Campagnolo. Fue el peón de oro de Felice Gimmondi. Corrió el Giro y el Tour y ganó su primera etapa en Italia en el Forte del Marmi. A su éxito siguió el de Rafael Antonio Niño, el famoso ‘Niño de Cucaita’, un héroe en el equipo Jolly Ceramica.

Puedo recordar la emoción de un locutor cuando anunciaba el triunfo de Cochise en Varesse, Italia.

Aunque a los colombianos se les ha reconocido siempre por ser grandes escaladores de montaña, hoy tenemos figuras que se distinguen también en un embalaje; un ejemplo de ello es Gaviria, vencedor en esta modalidad en el Tour y en el Giro.

Lo del doctorado del ciclismo colombiano se entiende; hemos vencido en los tres grandes torneos mundiales; en la Vuelta a España El Jardinerito de Fusagasugá nos dio la mayor alegría; Nairo en Italia y ahora el Príncipe Valiente, Egan Bernal, a quien comparan ya con Raymond Poulidor, el famoso Pou Pou, tres veces subcampeón del Tour; lo equiparan también con Merckx y Gimondi.

Gianni Savio hizo honor a su apellido cuando se fijó en Bernal y lo llevó a Italia; "en él vi a un joven inteligente y sencillo", dijo. Pasaba casi inédito para muchos colombianos que no reconocían aún su trayectoria brillante en el ciclomontañismo. De ahí la sorpresa al escuchar su fluido italiano al dar gracias desde el podio de París. Egan tiene club de admiradores en Italia, los mismos que alzaron bandera junto a la muchedumbre colombiana en los Campos Elíseos.

No acabábamos de emocionarnos con el Tour de Francia, cuando recibíamos la noticia de Robinson Chalapud, el ciclista nariñense ganador del Tour del Lago Qinghai en China.

Cochise empezó su carrera como mensajero de una farmacia; iba en un pesado triciclo repartiendo medicamentos por las empinadas calles de Medellín. Siempre admitió que esa tarea lo forjó para el ciclismo de ruta. Cuando llegó a la bicicleta convencional, voló en ella. Uno se pregunta también qué hubieran hecho estos héroes del pasado en estas bicis de hoy, ultralivianas, con uniformes de diseño frágil, ligeros, y unos cascos aerodinámicos pensados para romper mejor la niebla y el viento. Los ciclistas de hoy llevan audífonos a través de los cuales son monitoreados permanentemente; se registran sus pulsaciones, el ritmo del corazón.  Toda esta tecnología detecta que Bernal respira mejor en las alturas, como los cóndores. Viene de una de las regiones más altas de Colombia y por ello puede ascender como si fuera en moto, para sorpresa del mundo.

Colombia tiene ahora el reto de conformar un equipo profesional con el semillero cundiboyacense, antioqueño, vallecaucano. El mismo que puede ser altamente competitivo en los torneos europeos. La experiencia de Varta fue magnífica. Los ciclistas colombianos, a diferencia de algunos futbolistas que se marean con el éxito y dan grandes escándalos, son juiciosos, manejan bien el dinero, compran tierra y vaquitas, son ejemplares miembros de familia. Auténticos profetas en su propio patio.

Sigue en Twitter @cabomarzo

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS