¿Se lo habrían aguantado?

¿Se lo habrían aguantado?

Junio 10, 2019 - 11:55 p.m. Por: Mario Fernando Prado

Soy admirador furibundo de los paisas. Definitivamente son otra raza, desafortunadamente muy distinta a nosotros, habida cuenta los ancestros que cargamos a cuestas y que nos tienen donde estamos, casi que rezagados, perezosos, envidiosos y nada solidarios.

En cambio, ellos nos llevan siglos de ventaja porque son metelones, camelladores, unidos, repito unidos y véanlos como están: punteando en este país, llenos de proyectos y de ejemplos.

Con dos expresidentes en los últimos cuarenta años, uno de ellos Uribe, irreemplazable líder y caudillo si quieren, y ahora con dos precandidatos a la presidencia -Sergio Fajardo y Federico Gutiérrez-, los paisas marcan la parada en este país.

El Valle del Cauca se ha visto beneficiado de estas gentes que de no ser por ellas no tendríamos la pujanza del centro al norte del departamento y todas nuestras ciudades tienen su cuota paisa que ya forma parte de nuestro ADN al punto que quienes antes utilizaban el despectivo término ‘paisarretes’ terminaron emparentados, cosas del amor, con antioqueños, quindianos, risaraldense y caldenses (al que no quiere caldo...).

Sin embargo, se nos coló un personaje que fue recibido con gran entusiasmo y expectativa pero que pronto nos desilusionó. Resultó nadando contra la corriente, actuando en contravía. Se encerró en sus cuatro paredes.

No ejerce sus funciones de manera democrática sino con un autoritarismo tal, que no goza del aprecio ni del respaldo de la mayoría de sus colaboradores.

Por otra parte, sus simpatías con las guerrillas no son noticia nueva como tampoco el descuido en que está su Iglesia porque anda en otras cosas.

Su última perla no tiene antecedentes porque estábamos acostumbrados a un Uribe Urdaneta, un Rubiano Sáenz, un Duarte Cancino y un Sarasti Jaramillo que trabajaron de consuno con la sociedad civil y los distintos gobierno.

Ahora resulta que apoyó el fallo de la Corte Constitucional en un acto que ha sido rechazado por la Conferencia Episcopal Colombiana que en un comunicado oficial repudió tal decisión, o sea que se enfrentó al máximo organismo de la iglesia Católica de Colombia.

¿Que qué van a hacer con él? Ignoro si le jalarán las orejas o lo dejarán cual oveja descarriada. Desde luego será noticia y la izquierda lo aplaudirá como siempre ha sucedido.

Los obispos auxiliares parece que estuvieran amenazados como otros muchos párrocos que, por temor a ser removidos, se aplican una autocensura para no ‘patear la lonchera’.

Por eso es que pregunto, ¿si él hubiese sido Arzobispo de Medellín se lo habrían aguantado?

                                                                             ***

Posdata:
Excelente la escogencia de Francisco ‘Pacho’ Lourido como candidato del Centro Democrático a la Gobernación del Valle.
Pacho espera muchas adhesiones en una campaña limpia y austera como corresponde a su talante y antecedentes.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS