¿Que aquí no pasa nada?

¿Que aquí no pasa nada?

Agosto 12, 2019 - 11:55 p.m. Por: Mario Fernando Prado

Seguramente ustedes no saben qué diablos es Villacolombia. Quizás lo relacionan con un barrio popular de Cali con ese mismo nombre, pero ignoran que se trata además de un corregimiento pegadito de Jamundí, municipio tan cercano a Cali que ya hay miles de familias de todos los estratos viviendo en sus afueras, en conjuntos cerrados ubicados por la vía que conduce precisamente a Villacolombia.

Precisamente por esta razón se ha querido minimizar lo que está aconteciendo en las montañas Jamundeñas. Hay intereses económicos de quienes no le conviene que se divulgue lo que está sucediendo como también otros intereses que no quieren afrontar la realidad y se limitan a decir que la violencia que se vive y se siente son hechos aislados sin ninguna trascendencia.

Así sucedió cuando señalamos la invasión de los cultivadores de coca y marihuana provenientes del norte del Cauca en sus veredas y corregimientos. “Aquí no pasa nada”, dijeron muy orondos

Así sucedió cuando denunciamos por primera vez la presencia de los carteles mejicanos de la droga y de una guerrilla muy oronda chupando cholados en su plaza principal. “Aquí no pasa nada”, se limitaron a responder.

Pasaron muchos meses hasta que debieron aceptar la realidad, e inútilmente tratan ahora de controlar la situación que se salió de las manos.

Y ahora, lean lo que me llegó: “para informarle de una situación que se está presentando con la población civil de Villacolombia en Jamundí debido a las protestas por la erradicación de coca que va a hacer la fuerza pública.

Hoy la situación en la zona alta de Jamundí, fue de mucha tensión. De un lado personas que viven en el territorio y que han hecho de él su vida y su sustento con lo que les fue permitido en medio del conflicto armado y un Estado ausente; del otro lado, no muy lejos del primero, la presencia de personas que representan el Ejército Nacional, al Esmad de Colombia y enviados de la Administración Departamental con lógicas de resultados y de cumplir órdenes. ¿Cómo es posible que las treguas sean entre personas desarmadas y otras armadas hasta los dientes? Una pelea entre la comunidad y las políticas de Estado, es como una pelea de tigre con burro amarrado.

PREOCUPACIÓN es el sentir de las personas que no vivimos en la zona pero que comprendemos lo que significa esta situación adversa a riesgo de perder muchas vidas, de desencadenar desplazamiento forzado, más pobreza extrema, alteración a la naturaleza. Contaminaciones, muerte de especies y estado permanente de ¡Desolación!

El diálogo entre las comunidades y la administración municipal, departamental y nacional debe ser ampliado y con garantes internacionales que permitan soluciones integrales y no solo resultados estadísticos para que el presidente Duque dé respuesta a quienes se los debe.
#DefendamosLaVida #AlertaAmarillaenJamundí #LaVidaEstáEnPeligro #LaZonaRuralNosNecesita”

¿Cómo les queda el ojo?

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS