O se lo limpio o se lo rompo

Escuchar este artículo

O se lo limpio o se lo rompo

Marzo 22, 2021 - 11:55 p. m. Por: Mario Fernando Prado

A la zozobra que significa que se le parquee al lado de su carro una moto -o muchas como suele suceder en los semáforos- y eso lo paniquée a uno esperando en que momento lo atracan, se suma ahora la presencia de los limpia vidrios que antes eran personas decentes y ofrecían su servicio de manera respetuosa.

Pero ahora no son ni siquiera colombianos, los que han sido desplazados con amenazas de muerte por las hordas de venezolanos desocupados que se han tomado las vías.

Así pudimos verlo en el video que se viralizó el pasado fin de semana, en el que aparecen docenas de esos limpiavidrios en el semáforo de la Avenida de las Américas frente al hotel Torre de Cali, obligando a los conductores a que acepten que les limpien y hasta les encochinen los parabrisas.

Lo peor es que si se niegan la emprenden contra ellos con palabras groseras, les arrancan las plumillas, les rayan el vehículo y se han presentado casos -como el que también vimos en las redes- en que un energúmeno veneco rompe el parabrisas de un carro y a un taxista se le meten por la ventanilla para tratar de ahorcarlo.

Como me dirán que estoy exagerando, les invito a todos a que miren estos videos y a que reflexionemos en torno a esta mal llamada hospitalidad y solidaridad con los hermanos venezolanos, que ya van para los dos millones deambulando en nuestras calles, quitándole además el sustento a los connacionales, tal como está sucediendo con los limpia y rompe vidrios arriba mencionados.

Me dirán también qué hay que ser tolerantes y no malagradecidos porque en su momento fueron muchos los colombianos que se fueron al vecino país en donde fueron acogidos generosamente.

Pero no se trató de delincuentes y de seres peligros para la sociedad como lo que estamos soportando. Y además allá en su momento había autoridad capaz de repeler actos vandálicos.

No como aquí en donde parece que tuvieran un fuero especial para hacer lo que les da la gana porque la Policía ni los toca y por el contrario se hace la de la vista gorda al parecer para evitar un incidente diplomático con el dictadorzuelo del Maduro ese.

Solución: como ya se han detectado los sitios en que se apostan estos bárbaros, hay que ubicar allí policías o agentes encubiertos para que los pillen in fraganti y los judicialicen por daño en bien ajeno y los enguacalen como sucede en cualquier otro país del mundo menos en Colombia, en donde unos aparecidos no solo le quitan el pan de la boca a los nuestros, sino que además perpetran hechos punibles y nada les pasa.

De lo contrario, si siguen pasando por alto todos estos desafueros que están cometiendo, verán que en pocos meses hasta las ratas, ladrones, delincuentes y demás malandros ya no serán de aquí sino de allá, porque supuestamente tienen un vergonzoso pasaporte de inmunidad que les da derecho a todo.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS