Los guayacanes de Juanes

Los guayacanes de Juanes

Abril 30, 2018 - 11:55 p.m. Por: Mario Fernando Prado

Entre la gran cantidad de basura que me llega día tras día por las redes sociales he rescatado últimamente unas bellísimas fotografías de los guayacanes florecidos en algunas de las congestionadas vías de mi ciudad.

Este maravilloso espectáculo natural es un paliativo en medio del caos urbano en el que estos árboles florecidos nos muestran una Cali distinta, primaveral y ensoñadora. Incluso, de no ser por los lugares reconocidos, uno podría pensar que se trata de otro lugar. Así somos de incrédulos y desconfiados.

Unas tomas en particular son bien representativas porque en primer plano aparecen los azulosos buses del mío y al fondo y dando un marco colorido, estos guayacanes florecidos con colores lilas rosáceos en todos sus matices.

Lo anterior ha sido alabado y comentado por muchos caleños en especial por un líder cívico de esos de racamandaca que ha lanzado una propuesta singular: sembrar docenas de guayacanes en lugares públicos y lograr que sus sembradores se comprometan a cuidarlos, abonarlos, podarlos y con paciencia jobiana, darles tiempo para que lleguen a su edad madura y comiencen a regalarnos el bellísimo regalo de sus ramas florecidas.

Resulta sorprendente la cantidad de personas que se quieren sumar a esta iniciativa que aunque es a largo plazo, le podrá dar un carácter distinto y hermoso a nuestras calles y avenidas, tal como sucede en otras ciudades de este y otros continentes en que los árboles con su exuberancia innata, además de darnos sombra y solaz, cuando florecen nos hacen reconciliar con la naturaleza.

La labor, más que sencilla es práctica. Se trata de crear -pienso yo- un grupo gestor que analice y planifique las siembras, desde la ubicación de los lugares adecuados y la preparación de la tierra, hasta la consecución de las mejores semillas y la conformación de brigadas de sembradores y cuidadores de las pequeñas maticas que deberán ser atendidas con cariño y disciplina.

Me dirán que es un embeleco más. Que se han hecho cientos de jornadas de siembras y se han perdidos miles y miles de árboles porque terminan abandonándose y todas esas cosas que argumentan los eternos pesimistas que a cada solución le ven un problema.

Pues que esas personas se queden en sus casas rumiando su negativismo y sus amarguras, mientras que los que estamos dispuestos a jalarle al proyecto llenemos de guayacanes nuestras muchas veces desatendidas zonas verdes que en algunos casos están hechas unos rastrojos, Juan Esteban como cabeza del Comité Intergremial y Empresarial del Valle tiene todas las condiciones para liderar la ‘guayacatón’ de Cali y cuenta con todos los contactos y la capacidad de convocatoria para organizar esta cruzada y poner a marchar el proyecto.

Les garantizo que el Dagma, la CVC, la alcaldía, la gobernación, los medios y todas las entidades que queremos una Cali distinta, nos vamos a poner la camiseta y pala en mano, vamos a llenar de guayacanes está querida ciudad. ¡Y así las flores solo las vean nuestros nietos y las generaciones futuras, manos a la obra!

VER COMENTARIOS
Columnistas