La calle de los atracos

Escuchar este artículo

La calle de los atracos

Septiembre 23, 2019 - 11:55 p.m. Por: Mario Fernando Prado

Cali cuenta con algunas calles que tienen nombres bastante originales. Comencemos con la ‘Calle del Muerto’ que queda en la Quinta subiendo por la Carrera 23 en la esquina del Club Noel -que ni es un club ni tiene relación alguna con Papá Noel. Por el contrario, es un hospital infantil que presta un servicio gratuito dese hace hijuemil años-.

La tal ‘Calle del Muerto’ debe su nombre a que alguna vez fue asesinada allí una persona de quien dicen unos que era un mendigo, otros un concejal y algunos más un apostador de gallos de pelea y que en honor a uno de ellos se erigió una estatua que terminó colocada en la entrada de una casa de la citada Calle 23 .

Fue famosa la ‘Calle del Pecado’ que no era una calle sino la Carrera Tercera entre calles Octava y Novena y en donde funcionaron muchos de los ‘grilles’ y ‘mexicaneaderos’ como La Ronda, Xochimilco y El Azteca, entre otros. El programa consistía en ir de puerta en puerta para, entre rancheras y bailadas, recibir el premio del amacice de la pareja con la complicidad de la oscuridad y la vista gorda de los meseros. ¡Ah tiempos aquellos!

Existió también la ‘Calle de los Hombres’ ubicada en la Doce entre carreras Tercera y Cuarta, arribita del Teatro Isaacs y por la que solo transitaban varones, fueran machos o no. Y ninguna dama, lo fuera o no, se atrevía a pasar por esos andenes por temor al qué dirán.

Y así como estos ejemplos debe haber muchos más y uno de ellos es la ‘Calle de los Atracos’, en la que no hay día o noche en que no asalten a una persona, rapándole su cartera o su celular bien desde una moto o apareciéndose de improviso revólver o cuchillo en mano.

Sus víctimas son generalmente mujeres, desarmadas e indefensas para enfrentar a esos desalmados que las amenazan y las vituperan, cuando no las cascan y las tiran al suelo humillándolas, y quienes luego de cometer sus fechorías se parapetan en uno de los tres lotes enmalezados acariciando el codiciado botín.

Por si fuera poco, el robo de espejos es también el pan nuestro de cada día, al igual que la apertura a la brava de los vehículos ahí parqueados para robarles lo que haya adentro, para no mencionar a los apartamenteros que de manera sistemática dan exitosos golpes.

Ubicación de la ‘Calle de los Atracos’: Avenida Quinta con Calle Cuarta Norte, barrio Juanambú, a escasas dos cuadras del Centro Comercial Centenario, cruzando a mano izquierda por la subida que lleva al barrio Granada y vía obligada de quienes vienen del Norte y desembocan en la Avenida Cuarta, detrás de Caracol Radio.

En dos ocasiones le he escrito sendas cartas al general Casas, comandante de la Policía Metropolitana. La primera tuvo respuesta inmediata: fueron varios oficiales y conocieron la situación pero no hubo acción alguna lo que motivó la segunda misiva, que aún no ha tenido respuesta, mientras que siguen los robos, los robos y los robos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS