Gracias, paisas

Gracias, paisas

Junio 18, 2018 - 11:55 p.m. Por: Mario Fernando Prado

La votación de los paisas y algo de los Santanderes hizo la mayoría para que Duque ganara. De no haber sido así estaríamos empetrados dándonos golpes de pecho. Y me explico: la ventaja obtenida por el Kennedy colombiano sobre el candidato Petro fue de 2.129.008 sufragios correspondientes a los departamentos de Antioquia, Caldas, Quindío, Risaralda, Norte del Valle y los dos Santanderes -estos últimos con 619.000 votos-.

Definitivamente el empuje paisa se dejó sentir al igual que el talante santandereano, pero fueron los primeros los artífices de la victoria. Y es que ahí está pintada esta raza que gracias a su regionalismo ha logrado niveles de desarrollo y progreso muy por encima de los otros departamentos.

No en vano la ‘paisocracia’ completa tres presidentes en los últimos años con Belisario, Uribe y Duque y no olvidemos que Fajardo vuelve y juega y, entre la pesadilla de Petro que también quiere repetir y este otro antioqueño, sin duda la balanza se inclinará por el último.

Hay quienes no quieren a los paisas, tema sobre el cual nos hemos ocupado en columnas anteriores, recibiendo toda suerte de oprobios por la defensa y admiración que les profesa el pajarraco, pero vean no más lo que sucede en nuestro Valle del Cauca en donde de la mitad para arriba de nuestro territorio tiene esa sangre laboriosa y echada pa’lante.
De no haber sido así, estaríamos sembrando papas y escribiendo sonetillos, oyendo crecer la hierba al son de bambuquitos plañideros...

Pero volviendo a los resultados electorales, qué mal nos fue a los del Centro Democrático en el resto del Departamento en especial en Buenaventura. Y ni hablar del Cauca, Nariño y demás regiones cocaleras y guerrilleras en donde se evidenció el amacice entre el candidato perdedor que dijo que no había perdido y las oscuras fuerzas narcoguerrilleras que mandan y de qué manera en toda la Costa Pacífica.

No en vano y por ejemplo, tenemos más hectáreas sembradas de coca que de caña de azúcar con un crecimiento descomunal que se le salió de las manos a un gobierno que se comprometió a erradicar tales cultivos y salió con un chorro de babas, chicharrón este que heredará nuestro novel presidente.

Menos mal y repito, este paisa sabe de memoria que es lo que hay que hacer en este y tantos otros casos y va a actuar de manera contundente sin tanto bla bla bla, porque si algo tienen de bueno estos compatriotas es que con ellos es diciendo y haciendo sin tantas leguleyadas y sin tener que usar espejos retrovisores.

Gracias de nuevo a esta raza -y a la santandereana- por los favores recibidos.

***

Posdata: Hay que destacar el discurso de Iván Duque en el que dejó ver que va a ser el presidente de todos los colombianos incluyendo a quienes no votaron por él. Ese llamado a la unidad y a dejar atrás la polarización que se vivió en los últimos meses, es el pasaporte para ingresar a una nueva Colombia en la quepamos todos.

VER COMENTARIOS
Columnistas