Educación para el empleo

Escuchar este artículo

Educación para el empleo

Febrero 11, 2021 - 11:40 p. m. Por: María Isabel Ulloa

En enero la tasa de desempleo para Cali ascendió a 18,6%, cifra superior a la del conjunto de 13 Áreas Metropolitanas (15,9%), y superior a la de las principales ciudades del país (Medellín: 15,2%, Bogotá: 16,3%, Barranquilla: 12,3%). Cali no ha logrado tasas de desempleo de un solo dígito desde el 2016, y se ha encontrado generalmente por encima del promedio nacional y de las principales ciudades, incluso antes de la pandemia.

Esta situación preocupa más si nos enfocamos en el desempleo de grupos poblacionales como los jóvenes de 14 a 28 años, que en Cali alcanzó el 26,3%, mientras que en Colombia el 21,6%. Si se le añade un filtro adicional, la brecha en la tasa de desempleo entre los jóvenes del país alcanza los 14,4 puntos porcentuales (Hombres: 15,4% y Mujeres: 29,8%), todo esto acompañado de un nivel de informalidad del 49,3%, por encima de las otras ciudades.

A pesar que los datos muestran una situación preocupante, es importante tener una perspectiva menos coyuntural y pensar en temas estructurales que pueden ayudar a conjurar el muy retador panorama actual, y solucionar aspectos que preocupan hace bastante tiempo. Uno de estos temas es la educación superior con pertinencia.

Existe un acuerdo general sobre la idea de que una región con mayor inversión en educación, investigación e innovación, tiene mayores posibilidades de crecimiento económico y de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Así mismo, pensar en mejorar la calidad y la pertinencia de la educación, nos debe conectar con generar empleo de mejor calidad y mayores ingresos para las familias.

De acuerdo con datos de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (2019) del Dane, el porcentaje de pobreza monetaria entre los hogares vallecaucanos cuyos jefes de hogar alcanzan un nivel educativo de secundaria, es del 25,9%; para los hogares cuyos jefes de hogar logran un nivel técnico o tecnológico del 10,6%; y para los que alcanzan un nivel universitario o de posgrado de 4,8%.

La educación superior debe estar conectada con el aparato productivo local y aprovechar la vocación de los jóvenes, de tal forma que aumente para ellos la probabilidad de encontrar empleo en su propio territorio. Se debe trabajar en la pertinencia educativa para ser más efectivos con algunos programas que se plantean de educación para el trabajo, superando la discusión de si la región necesita más o menos contadores, abogados o médicos, más aún, teniendo en cuenta la aceleración actual de la cuarta revolución industrial.

Necesitamos ofrecer los programas de educación superior que den respuesta a lo que necesita el sector productivo y así mismo, necesitamos que los jóvenes sepan que sí hay oportunidades laborales después del estudio, que no siempre tienen que ver con las carreras tradicionales o más reconocidas.

Con esto en mente, y teniendo en cuenta la necesidad de talento humano que hable inglés en la región, desde ProPacífico hemos aunado esfuerzos con las cajas de compensación familiar del departamento e Invest Pacific, para desarrollar un programa de bilingüismo con enfoque en BPOs y Contact Centers, cuyo propósito es formar en inglés cerca de 1000 jóvenes por año y asegurar su ingreso al mercado laboral.

A esto se suman programas como el del municipio de Palmira que busca que el sector educativo y productivo en Palmira, identifiquen las necesidades de talento humano mediante el programa ‘Cerrando brechas’, las actividades de la Cámara de Comercio de Cali con los clústeres a través del programa ‘Academia clúster’, las iniciativas de la Red de Universidades para la Innovación del Valle, entre otros.

El trabajo hacia adelante es inmenso. La coyuntura exige respuestas efectivas y debemos iniciar por desestigmatizar la educación técnica y tecnológica y su relación con el sector empresarial.

*Directora Ejecutiva de ProPacífico

Sigue en Twitter @MariaIUlloa

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS