Abusos de la puerta giratoria

Abusos de la puerta giratoria

Junio 24, 2011 - 12:00 a.m. Por: María Elvira Bonilla

La ira del expresidente Uribe contra el exitoso ministro del Interior, Germán Vargas, ha adquirido dimensiones desproporcionadas. Además de la cuenta de cobro que le tiene por haberse opuesto efectivamente a la segunda reelección, Vargas le repitió la dosis de lo que más le duele: el cuestionamiento a comportamientos non sanctos de exfuncionarios de su gobierno. Esta vez Vargas Lleras se refirió a la llamada puerta giratoria, esa abusiva práctica que transita la línea fina del aprovechamiento de información privilegiada en función de la toma de decisiones para favorecer intereses particulares. Los ejemplos abundan, así Uribe se enfurezca. No había pasado un mes de haber entregado su cargo el 7 de agosto de 2010, cuando el 1 de septiembre, el exministro de minas Hernán Martínez, ya recibía la bienvenida por haber entrado a formar parte de la Junta directiva de CB Gold y luego de Medoro Resources, la compañía de venezolanos y canadienses que se ha apropiado de las minas de oro Marmato y de Frontino, ésta última en manos del Estado. Fue precisamente el exministro Martínez el hombre que lideró la elaboración y aprobación del nuevo Código minero que rige el sector. Martínez junto a Claudia Jiménez, entonces consejera presidencial para el sector privado, estuvieron presentes en la reunión en la Casa de Nariño en la que el Presidente Uribe les propuso a los cuatro exitosos empresarios venezolanos -propietarios también de Pacific Rubiales- adquirir la Frontino Goldmines. Jiménez también resultó reconocida. Concluido el gobierno, pasó a ser la Directora de la gran minería a cielo abierto. En el único caso en que Martínez consideró que había inhabilidad y por tanto pospuso su vinculación a la junta hasta el 8 de agosto de este año, fue en la petrolera Pacific Rubiales. No hay plata mejor invertida que los honorarios que se le puedan reconocer a un exministro por el conocimiento de una letra menuda que solo él maneja, y más en el caso de la inédita explotación minera.En el último ajuste de la Junta Directiva de Sabmiller, el ex ministro de Industria Luis Guillermo Plata entró a ocupar un puesto. Plata fue el hombre de las zonas francas -que aprovechó Bavaria- y trazó los lineamientos y estímulos para la industria. Diego Palacios no ha perdido oportunidades con el sector de los servicios de salud, otros funcionarios suyos con el tema de la industria farmacéutica y ni qué decir de aquellos de la vivienda y de la construcción.Nada de esto es ilegal. Pero si inmoral. Riñe con los principios de una sana ética ciudadana. De allí las talanqueras que Vargas Lleras peleó para que quedaran en el Estatuto Anticorrupción que termina su trámite en el Congreso. Logró que se aprobaran herramientas legales para frenar esta descarada práctica. Desde ahora, los funcionarios tienen que dejar pasar al menos dos años antes de asumir asesorías, representaciones en Juntas Directivas u ocupar cargos en empresas que estuvieron sujetas a la inspección, vigilancia, control o regulación de la entidad, corporación u organismos del sector público al que hayan estado vinculados. Un mensaje para que la empresa privada entienda su responsabilidad y contribuya con la depuración que pide a gritos el país.

VER COMENTARIOS
Columnistas