Tendencias 2015

Tendencias 2015

Enero 05, 2015 - 12:00 a.m. Por: Marcos Peckel

Decir que el mundo está cambiando aceleradamente es un lugar común y los mortales que habitamos el planeta tierra hoy, no sabemos si en siglos pasados también ocurrían cambios tan rápidos pues no es lo mismo vivir la historia con los ojos del historiador que con los de uno mismo. Pero sin duda los cambios que actualmente ocurren son radicales, desde la anarquía geopolítica, la erosión de la democracia representativa, la resurrección del nacionalismo puro y duro, la crisis de liderazgo político, la caída de la confianza en las instituciones, la fragmentación social, el imparable crecimiento de la desigualdad, las ubicuas crisis económicas, hasta la forma de hacer negocios, de comunicarse y en general de vivir nos ponen a pensar; qué nos depara el futuro, el cual es además cada vez más cercano, más cortoplacista, más inmediato. La geopolítica seguirá siendo anárquica continuando con una tendencia que comenzó al final de la Guerra Fría y se aceleró con la crisis económica de 2008 y la catástrofe que significaron para Estados Unidos las guerra se Iraq y Afganistán. El mundo se quedó sin policía por lo que los aventureros sacan ventaja y cada quien se defiende como puede. Estados colapsan y actores no estatales adquieren importante protagonismo, mientras que el desplome de la identidad nacional en Estados Nación que fueron creados sin Nación, causa que arrecien conflictos religiosos y étnicos frente a los cuales las instituciones internacionales carecen de las mínimas herramientas para enfrentar. El mundo retorna a las políticas de ‘balance de poder’, ‘zonas de influencia’ y ‘realismo’ que prevalecieron a finales del Siglo XIX y que en aquellos días tuvieron catastróficas consecuencias. Las lecciones del pasado y la existencia de instituciones internacionales, especialmente Naciones Unidas, podrían servir para mitigar los efectos de esta peligrosa tendencia geopolítica. Adicionalmente la ciberguerra ya es una realidad que traerá cada vez más batallas, enfrentamientos, ataques y retaliaciones. La idea del Estado liberal, democrático como estándar universalmente aceptado está siendo erosionada por sistemas autoritarios que exhiben un visible éxito económico, importante crecimiento, reducción de la pobreza como no se daba nunca y que han creado a una gran clase media más preocupada, por ahora, por el bienestar económico que político. Erosión reflejada en mayor control a los medios, restricciones a las redes sociales, bloqueos de páginas en la red, cooptación de la justicia, cambios constitucionales en beneficio propio, reelecciones indefinidas, asedio a la oposición y silenciamiento de la crítica.La ciudad como motor de desarrollo en abierto enfrentamiento con el Estado es otra tendencia que se viene agudizando en los últimos años. Los habitantes de las ciudades pagan más impuestos y esperan resultados en su hábitat inmediato. Los alcaldes por la descripción de su empleo son más cercanos a la gente, conocen mejor sus problemas y tienden a ser más reconocidos que líderes nacionales que tratan temáticas que son percibidas como alejadas de las necesidades inmediatas.Una tendencia con implicaciones de gran calado es la restructuración del empleo o de las oportunidades para las nuevas generaciones. La idea de emplearse en una gran compañía y jubilarse en ella ha dejado de ser el sueño anhelado. Por el contrario, el emprendimiento, la innovación, la creación de empresa, el individualismo, son las tendencias que se abren camino a pasos agigantados en todos los países, ricos y pobres, empujadas por una tecnología cada vez más accesible. Sólo algunas de las tendencias cruzadas que generan incertidumbre y temor en un mundo cambiante. Feliz 2015

VER COMENTARIOS
Columnistas