Leer quita la estupidez

Leer quita la estupidez

Abril 29, 2019 - 09:27 a.m. Por: Mabel Lara

“Lea pá que hablemos” repetía el reconocido periodista Jaime Garzón cada vez que se veía envuelto en una discusión y su opositor se quedaba sin argumentos para defender sus posturas.

Como hija de literata siempre estuve expuesta a los discernimientos y a la utilización de un adecuado lenguaje para comunicarme con otras personas. En la biblioteca de mi casa reposaron y heredé los textos clásicos de la literatura universal que fueron objeto de estudio de mi madre cuando estudiaba en la Universidad del Valle.

Balzac, Dumas, Cortazar, Dickens, Gabo, Flaubert, Ana Karenina, La Ilíada y los maravillosos textos de sus profesores de cabecera como Estanislao Zuleta y “el elogio de la dificultad”, o los de la escritora y feminista Carmiña Navia; o los fragmentos subrayados y recomendados del profe Eduardo Serrano Orejuela fueron las herencias y tesoros de una casa en la que una mala palabra dicha o conjugada no sólo era producto de burla, sino una profanación a la lengua castellana que mi mamá se dedicaba a investigar.

Pero no sólo era mi madre, la estampa que recuerdo de mi abuela materna, Inesita, es en su mecedora leyendo todas las tardes cualquier texto que se pasara por sus manos. A la abuela le vi en varias oportunidades leerse toda la biblia (puedo jurar que lo hizo al menos unas 6 veces durante mi niñez).

Inesita adoraba, por ejemplo, la circulación de la revista Selecciones del Reader's Digest, y de la nada en medio de cualquier conversación salía con datos de alguna investigación internacional sobre robots, sobre Shakespeare o sobre una vieja historia encontrada en esas páginas. Ella leía de todo y una de sus frases de cabecera era “lean lo que quieran, pero lean”.

Crecí entre libros y amo los libros. No puedo decir que soy una lectora consumada, soy una novata lectora que respeto la palabra escrita y valoro la intimidad y el privilegio que me ha dado leer un buen libro y por eso aplaudo las cifras entregas por la Cámara del Libro colombiana quien con datos específicos ha publicado que desde 1998 a la fecha los Colombianos pasamos de leer menos de un libro al año, a 2,7 libros.

Si bien no estamos ni rozando las cifras de países como España, donde cada habitante se lee aproximadamente 10 libros al año y los franceses 20; si considero que vamos por la senda del crecimiento.

Yo he amado siempre la lectura porque me crié entre libros, y una de mis tesis es que en Colombia no se lee porque la gente tiene poco acceso a libros, porque los libros son carísimos y porque en la escuela básica de a poco se ha hecho una transición para motivar la lectura, así sea en lo digital.

Tenemos que mejorar las políticas publicas, planes de lectura y escritura urgentemente en Colombia. Lo debemos hacer para establecer conversaciones más argumentadas, para objetar, para contradecir, discrepar; para enamorarnos o incluso para odiarnos con un discurso que vaya más allá del ramplón insulto. Lea pa´ que conversemos y de paso para que no le metan ‘los dedos en la boca’.

Sigue en Twitter @MabelLaraNews

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas