La otra pandemia

Escuchar este artículo

La otra pandemia

Marzo 15, 2020 - 11:45 p. m. Por: Mabel Lara

Parece increíble celebrar los beneficios de la llegada del Covid- 19 en pleno pico epidemiológico en el mundo, pero a tres meses de que se conociera el paciente cero en Asia, ya las economías estaban calculando lo incalculable: los balances y los regalos que la enfermedad nos ha traído.

Especialmente para el medio ambiente, según el Crea (Centro de Investigaciones en Energía y Aire Limpio de los Estados Unidos) las medidas de contención adoptadas por las autoridades en China como el cierre de fábricas y la restricción de la movilidad contribuyeron a una baja sustancial del consumo de combustibles fósiles: “En las últimas tres semanas China emitió 150 millones de toneladas métricas de CO2 menos que durante el mismo periodo anterior”. Esa reducción se ha traducido en una caída de al menos un 25 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono, lo que equivale a una reducción global del 6%.

Este pequeño triunfo de los ambientalistas conseguido a un precio muy alto con vidas humanas de por medio, llama a preguntarnos sobre la otra pandemia caldo de cultivo para enfermedades como el coronavirus, que no está siendo registrada y que sólo en el año 2015 cobro 8,8 millones de muertes prematuras; lo que significó una reducción media de la esperanza de vida de casi tres años en todo el planeta.

En otras palabras: nos estamos matando. Es tan grave la situación de la polución ambiental que Greenpace alertó recientemente que en el año 2019 el 91% de la población mundial vivía en áreas donde la polución excedía los niveles recomendados por la OMS. Mata tanto o más que el coronavirus la contaminación ambiental, más que el VIH, el tabaquismo o la malaria, pero pocos se refieren a ella.

Recientemente ciudades como Bogotá, Bucaramanga y Medellín implementaron restricciones de movilidad para bajar los índices de polución, pero parecen patadas de ahogados cuando lo que se requieren son soluciones más drásticas y definitivas para controlar la pandemia de la contaminación ambiental. Lejos de la xenofobia no es gratuito que sea en China, un país en donde mueren 1,1 millones de personas al año por contaminación del aire, donde apareció la nueva cepa del coronavirus Covid-19; pareciera como si el mundo nos estuviera sacudiendo, llamando nuestra atención a grito herido: ¡O paran, o los paramos!

Sigue en Twitter @MabelLaraNews

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS