¡Milagro!

Septiembre 03, 2022 - 11:55 p. m. 2022-09-03 Por:
Elpais.com.co

Vivir para ver: cancelaron la licitación con la cual pretendían meter en una sociedad a Emcali para construir una “granja solar” en Mulaló. Pero quedan vivas otras cabezas de la hidra que aprisiona la empresa de servicios públicos de los caleños.

La historia empieza con una intención inobjetable, generar energía por medios alternativos para que Emcali pueda abaratar los costos, distribuir y recibir los beneficios. Nadie puede negar su gran importancia y su sintonía con las tendencias encaminadas a generar energías limpias y mejorar las fuentes de recursos a la entidad que tiene el monopolio natural en la distribución.

Pero, como ocurre con todo lo que toca la administración de Jorge Iván Ospina y Emcali, aparecieron las sospechas sobre lo que podía haber en el entramado para desarrollar esa idea. Todo indica que para ello no era necesario conseguir socios, pues Emcali podía hacerlo y le era factible conseguir los paneles solares y la financiación para un proyecto que se pagaría solo.

Sin embargo, desde la gerencia de Emcali y quién sabe desde donde más, aparecieron quienes promovieron una sociedad, aceleraron el proceso de licitación y, según dicen algunos de los participantes, fueron pavimentando la autopista para que sólo quedara un proponente. Veintidós modificaciones al pliego se produjeron, con las cuales fueron eliminando a los competidores que, además, no fueron escuchados.

Pero los autores de la trama no contaron con que dos de los sindicatos de Emcali se opusieran a la grotesca maniobra que llevaban a cabo, que los medios de comunicación divulgaran el adefesio y que la opinión pública levantara la voz para exigir transparencia. Menos aún, que el senador Alexánder López, que algunos suponen de la cuerda de Ospina, se uniera a ese reclamo.

Y el milagro se produjo, llevando a que el mismo gerente de Emcali, el ‘partner’ de Juan Carlos Abadía y de Mauricio Ospina, tuviera que declarar desierta la licitación que le costaría $90.000 millones a la empresa en una sociedad en la que solo tendría el 50 %, y reconocer que existían muchas dudas. Esas que los socios de la coalición que mangonea el concejo municipal no ven ni escuchan, y frente a los cuales se hacen los pendejos los organismos de control y la justicia.

Todo fue posible por la confluencia de la opinión pública, dirigentes como el senador López, los medios y los sindicatos de Emcali para detener el latrocinio. Como dijo Den Xiao Ping, no importa el color del gato con tal que cace ratones. Es decir, no importa en qué orilla del pensamiento estamos si nos unimos para proteger el patrimonio público. Con ello podemos evitarnos las reformas tributarias que buscan más plata para un Estado desangrado por la corrupción.

Quedan vivas dos cabezas más de la hidra siniestra que aprisiona a Emcali: la una es la sociedad con el municipio que revivieron en la sombra para ejecutar el negocio de Cali Inteligente por $400.000 millones que promueve el alcalde Ospina a espaldas de la ciudad. Debe recordarse el cobarde comportamiento de la coalición gobiernista que deshizo el quórum y no aprobó el engendro debido al rechazo de los caleños que llenaron el Concejo.

La otra cabeza es la posibilidad de comprar unas electrificadoras regionales para la cual Emcali montaría una sociedad de la cual sería dueña del 50 %, sin que aún se sepa quiénes serán los socios.

¿Será que somos capaces de producir otro milagro que detenga los negociados en Emcali?

VER COMENTARIOS