Escuchar este artículo

Los ángeles de Ospina

Julio 04, 2021 - 06:55 a. m. 2021-07-04 Por: Luis Guillermo Restrepo Satizábal

Esta semana, la Fiscalía llamó a indagatoria a Jorge Iván Ospina, al parecer para que responda por sus actuaciones frente al cataclismo que ha padecido Cali desde el pasado 28 de febrero. Deberían aprovechar la oportunidad para preguntarle por cosas como el alumbrado de $12.000 millones o los $11.500 millones de la tal Feria Virtual, negocios en los cuales se ha gastado la plata de los contribuyentes sin responderle a la ciudadanía que está indignada.

Es de admirar la velocidad de la Fiscalía en este caso: se demoró menos de dos meses para preguntarle qué hizo frente al vandalismo y el terror que se tomó a la ciudad que lo eligió para ejercer la autoridad y protegerla. No obstante, en los anaqueles de esa entidad reposan cuatro procesos iniciados hace doce años por contratación irregular cuando fue elegido por primera vez, se los pasó la Corte Suprema hace dos años y no hay ningún avance.

Entonces uno piensa que algo debe estar pasando para que se actúe tan rápido en un asunto donde el señor Ospina usará su retórica y se envolverá en la bandera del populismo. Pero nada dirá sobre los escándalos de corrupción que lo acompañan a lo largo de su ejercicio como alcalde de la ciudad. Y pregunta por ejemplo qué pasa con los procesos sobre la reforma del estadio Pascual Guerrero en el 2009 que empezó en $28.000 millones y terminó en $120.000 millones.

Y como nada ha pasado, el alcalde Ospina volvió a contratar otros $12.000 millones en el mismo estadio y con la misma justificación. Ahora, a ese contrato ya le adicionaron otros $4000 millones mientras le recortaron $20.000 millones a la seguridad y acabaron con programas sociales como los Tíos, dirigidos a atender a los jóvenes en riesgo.

Al parecer, un ángel de la guarde protege al cuestionado alcalde: nada de esas cosas le preguntan en la Fiscalía, a donde llegó acompañado por otro ángel, un abogado muy conocido por sus relaciones en esa entidad. Un ángel que parece impedir que se muevan los otros 26 procesos contra él, o que la Procuraduría actúe con base en las denuncias que le han presentado quienes exigen proteger el patrimonio público de la ciudad.

Ese ángel de la guarda está también en el Concejo Municipal e impide que 19 de los 21 concejales ejerzan el control político que les ordena la constitución para defender el interés general. Y, por el contrario, le aprueben endeudar a Cali en $650.000 millones sin preguntar para qué.

Según se sabe, ya no van a hacer el despilfarro de la Avenida Sexta ni el de un bulevar que uniría al barrio San Antonio con el centro de Cali. Ahora tienen otro filón: la plata que le van a entregar dizque a los jóvenes de la primera línea que mantuvieron bloqueada una ciudad de dos millones de personas durante 50 días, y cuyas barricadas debieron ser demolidas por la Fuerza Pública, muy a pesar del alcalde Ospina.

En este caso, el ángel de la guarda se llama clientelismo, y es la organización dueña de la Alcaldía de Cali, de la Gobernación y de 30 municipios del Valle. Es la misma cuyos socios tienen nexos con la Fiscalía y la Procuraduría y la política bogotana. Son los que guardan silencio cómplice ante el desastre que padece Cali.

Entonces algunos piensan, no sin razón, que la indagatoria de la Fiscalía es otro ángel de la guarda que se le apareció a Ospina para lavar su imagen. “Ángel de mi guarda, dulce compañía…”.

A lo mejor es santería cubana.

Sigue en Twitter @LuguireG

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS