La nueva hermenéutica

La nueva hermenéutica

Mayo 19, 2019 - 06:55 a.m. Por: Luis Guillermo Restrepo Satizábal

Tres de los cinco magistrados de la sala de la nueva justicia creada para juzgar a las Farc y aplicarles la justicia restaurativa, decidieron el futuro de la confianza en la JEP. Y demostraron que su misión no es aplicar la ley y acatar la Constitución sino crear una nueva “hermenéutica” que legalice la impunidad de quienes delinquen después del primero de diciembre de 2016.

¿Qué tenían que hacer esos magistrados? Verificar si los hechos de los cuales se acusó a ‘Santrich’ ocurrieron antes o después de esa fecha. Si decidían que era antes, debería aplicar el amparo, conforme a los acuerdos de La Habana. Y si encontraban que los hechos de que lo acusan se produjeron con posterioridad, debían declarar que no es de la competencia de la JEP y enviar el caso a la Corte Suprema de Justicia para que ella decidiera su extradición.

Así se lo hicieron saber las dos magistradas que salvaron su voto y el Procurador General de la Nación, en el proceso que duró diez meses. De múltiples maneras, las magistradas les dijeron a los tres que conformaban la mayoría que se extralimitaban en sus funciones, que desconocían sentencias de la Corte Constitucional y las decisiones tomadas por la Corte Suprema en miles de casos sobre extradición.
Mientras, ‘Santrich’ pasó de victimario a víctima del Estado y de una conspiración.

“La solicitud de los Estados Unidos y sus anexos contenían la prueba suficiente para establecer las fechas precisas de las conductas atribuidas del concierto para importar cocaína, intento de fabricar o de producir cocaína, e intento de importar cocaína, relacionadas con el narcotráfico todas, y que son de carácter permanente, fueron posteriores al primero de diciembre de 2016”, dijo la magistrada Claudia López, quien estudió las mismas pruebas y analizó los mismos hechos. Pero ese criterio y esas reflexiones no fueron tenidos en cuenta.

Lo que se produjo fue un auto que va en contravía del mandato que tiene la JEP, en el cual la mayoría de tres no sólo analizó si los hechos ocurrieron antes o después del primero de diciembre de 2016. Escuchar al magistrado Jesús Ángel Bobadilla, presidente de la sección de revisión de la JEP y leer el documento que afirma no haber podido establecer la fecha y decreta la libertad de ‘Santrich’, confirma que la decisión buscó negar la aplicación de la Constitución, las normas, principios y jurisprudencia que forman nuestro ordenamiento jurídico y deja en libertad a un acusado de narcotráfico.

Según Bobadilla, el objetivo era crear una nueva “hermenéutica”. Lo importante era el amparo a ‘Santrich’ y no proteger los derechos violados por una conducta antisocial descrita en las leyes que debe aplicar cualquier juez. Para ello usaron una densa retórica jurídica.
Allí están las razones por las cuales existe tanto escepticismo sobre la JEP y se teme sobre su parcialización ideológica. Y aumentan los motivos para que cada vez menos colombianos confíen en el Estado de Derecho para resolver los conflictos y asegurar la paz.

Es la ideología por encima del bien común. Ahora queda la ilusión de que la sala de apelación, en la cual están un antiguo miembro del Polo Democrático y una exintegrante del colectivo José Alvear Restrepo tan afín a las Farc, revise la decisión y decida pensando en el respeto a la Constitución y no en favorecer a los delincuentes como ‘Jesús Santrich’.
¿Será un fallo en derecho?

Sigue en Twitter @LuguireG

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas