¿Gobierno genocida?

¿Gobierno genocida?

Junio 09, 2019 - 06:55 a.m. Por: Luis Guillermo Restrepo Satizábal

“Instamos al gobierno colombiano a que deje de incitar a la violencia contra los desmovilizados de las Farc-EP y a cumplir con las garantías que se les otorgaron durante las negociaciones en La Habana, sobre todo el respeto al derecho a la vida”. Comunicado de Expertos en Derechos Humanos de la ONU.

“Ante los recientes asesinatos, atentados y amenazas en contra de los líderes sociales, defensores de derechos humanos y personas en proceso de reincorporación, el arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve, en una reciente carta abierta hizo la invitación para que la sociedad colombiana declare su rechazo al ‘plan pistola’ que se viene ejecutando para exterminar a quienes son constructores de Paz”. Boletín de prensa, Arquidiócesis de Cali.

¡Plop! Según la ONU y sus Defensores de Derechos Humanos tenemos un gobierno genocida que incita a la violencia. Y según el jerarca de la Iglesia Católica en nuestra ciudad, existe un plan para matar a los líderes sociales, a los desmovilizados, a todo el que no sea del gobierno.

¿Quiénes, respetado Monseñor, promueven el plan pistola para exterminar a los “constructores de la paz”? Usted, como paisa y antiguo obispo de Medellín, sabe que esa criminal estrategia fue inventada y financiada por Pablo Escobar para asesinar dos mil policías. ¿Es eso lo que ocurre?

Si consultara las informaciones de la Fiscalía, y los jueces, allí encontraría cómo se han producido esos asesinatos, muy lejos de ser un plan organizado. Y debe informar también quién o quiénes son los promotores del plan pistola. ¿Acaso tiene pruebas de que sean el Gobierno o la Fuerza Pública quienes están detrás del plan que usted denuncia y le sirven de nuevo para intervenir en política y no para ser pastor de la Iglesia Católica?

Lo de la ONU es peor. Acusar al Gobierno Nacional de “incitar a la violencia contra los desmovilizados” es acusar al Presidente de Colombia de instigar al delito. Es señalarlo de proteger a quienes matan a los desmovilizados, a la Justicia por no actuar contra un Gobierno genocida, al Poder Legislativo por hacerse el loco frente a un genocidio sistemático.

Llama la atención el silencio que rodea las frecuentes declaraciones de monseñor Monsalve en las cuales usa su investidura y su carácter de guía de la Iglesia Católica para difundir su ideología. Sus declaraciones dividen a la sociedad, siembran discordia y causan confusión al poner en entredicho a las autoridades legítimas.

Y volvemos a la ONU. Si algún país está abierto al escrutinio mundial, ese es Colombia. Aquí se cometen muchos absurdos, pero gran parte de la violencia se produce por los vacíos que deja el Estado y crímenes que son castigados, como los falsos positivos. En el proceso con las Farc intervino la ONU y sus dignatarios son testigos de la forma en que se actúa.

¿Por qué esa organización permite que los tales expertos en Derechos Humanos acusen al presidente de Colombia de instigar asesinatos? ¿Acaso no tenemos el valor para rechazar esa acusación y pedirle al Secretario General que haga respetar nuestras instituciones?

No me interesa entrar en la polémica del uribismo y el santismo sobre el acuerdo con la Farc ni caer en la eterna palabrería de la derecha y la izquierda recalcitrantes. Pero sí creo que es necesario desnudar la manera en que se manipula la información, aprovechando el momento y utilizando a los muertos para causar desconcierto en la sociedad o satanizar a Colombia.

Sigue en Twitter @LuguireG

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS